Perseverancia, tenacidad y lucha son palabras que describen perfectamente a Cecilia Tait, una de las figuras más destacada del vóley peruano y actual parlamentaria del Congreso.  Esta espigada y guapa morena en su época de matadora entregó todo en la cancha, hoy desde su bancada se ha propuesto trabajar para  lograr que  los peruanos accedamos a una mejor atención en el sector salud.

Su  dura batalla contra el cáncer la ayudó a mirar la vida desde otra perspectiva y entender que podía ayudar a quienes tienen esta enfermedad.  “Lo que viví lo padecen miles de personas a diario, no se pueden imaginar su vía crucis. Yo me he propuesto que los peruanos accedan a una adecuado servicio en salud, ese es mi nuevo reto”.

Insiste en la necesidad de brindar apoyo a los atletas. “Mi sueño es lograr que los deportistas tengan un seguro. Uno de mis mejores logros se dio en el  2002,  cuando se sacó la ley del deporte y ahora reciben cheques hasta de 50,000 dólares”. 

En la vida de Cecilia las cosas no han sido fáciles, pero su férrea personalidad y deseo de superación la llevaron a convertirse en la ‘zurda de oro’ del Perú. Los  inicios en el vóley los recuerda como si hubiera sido ayer. Su primer encuentro fue contra el colegio Mater Puríssima. Con la vehemencia que la caracteriza estaba decidida a ganar, “entré con el  ímpetu de vencer al campeón,  comencé  a matar  y ganamos, nadie podía creerlo”.

Luego de demostrar su potencial vinieron los duros entrenamientos a cargo de maestros como Armando Martens, Fernando Aguayo, el singular Man Bok Park, entre otros. “Todas las chicas entrenaban de lunes a viernes y a  mí  me convocaban fines de semana junto con otras chicas. En ese momento piensas que te tienen bronca pero cuando recibes los premios tu dices: por esto eran los sacrificios”, indica Cecilia.

Visítenos en: http://www.facebook.com/peruanosensusalsaRPP