RPP recorrió la avenida La Paz en San Miguel, donde este domingo se produjo un enfrentamiento entre barristas de Universitario de Deportes y Sport Boys, y comprobó el temor de los vecinos tras los daños que dejaron las barras bravas.

A lo largo de esta vía se podía observar ventanas rotas, puertas dañadas y atentados a los establecimiento que venden grifos.

Los moradores manifestaron que no es la primera vez que ocurre este tipo de hechos. "Todas nuestras familias permanecen en permanente temor a pesar que a solo cuadras hay una dependencia policial y de serenazgo. Tuve que esconder a mi hijo para que no sea víctima de esta gente", dijo un vecino.

Otra vecina se mostró sumamente nerviosa: "Todavía nos sentimos nerviosos. Mi preocupación era mi hijo, a quien yo llamaba cuando estaban ocurriendo los desmanes".

Como solución, la madre de familia planteó que vuelvan las levas para el Servicio Militar o el internamiento de miembros de barras bravas al Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima, más conocido como "Maranguita".