Todas las víctimas del tiroteo en una escuela del estado de Connecticut, 20 de ellos niños, recibieron más de un disparo de bala, informó Wayne Carver, director de la Oficina Forense encargado de analizar los cuerpos.

"Todas las heridas que analicé fueron realizadas con un arma larga", explicó, en alusión al rifle automático de tipo militar hallado en la escena.

 “Creo que son todos de primer año", declaró Carver. Eso significa que los niños tenían seis y siete años.

"No tengo los detalles de todos los fallecidos, pero algunos sufrían heridas devastadoras". Las autoridades también confirmaron que se trata de 12 niñas y 8 niños.

Un total de 27 personas y el propio autor de los disparos, murieron el viernes durante el tiroteo que tuvo lugar en la escuela elemental Sandy Hook de Newtown, un pequeño pueblo ubicado a unos 120 kilómetros al noroeste de Nueva York.

“No creo que ninguno de mis colegas haya visto algo así antes tampoco", dijo Carver durante la segunda rueda de prensa del día respecto a la investigación de la masacre.