Vigilante que mató a joven negro en EEUU comparece ante juez

En una audiencia muy breve, el juez Mark Herr volvió a citar a las partes para el próximo 29 de mayo.

George Zimmerman, el vigilante voluntario que reconoció haber matado al adolescente negro Trayvon Martin, compareció hoy por primera vez ante un juez de Florida (EE.UU.) en relación con este polémico caso.

En una audiencia muy breve, el juez Mark Herr del tribunal de Sanford (Florida) volvió a citar a las partes para el próximo 29 de mayo, cuando Zimmerman será formalmente acusado del delito de homicidio en segundo grado que le atribuye la fiscal especial encargada del caso, Angela Corey.

Se trata de las primeras imágenes públicas del hombre, de 28 años, desde que el pasado 26 de febrero disparó contra Trayvon. La Policía decidió dejarlo hace un mes en libertad sin cargos, pero la presión pública le llevó a permanecer escondido hasta que el miércoles se entregó a las autoridades.

Durante la vista de hoy a puerta cerrada -pero cuyas imágenes fueron facilitadas en directo a los medios de comunicación debido la gran espectación generada por este caso- Zimmerman permaneció en todo momento de pie, escuchando las explicaciones del juez, que únicamente le preguntó si entendía lo que le estaba diciendo.

Esposado y vestido con un uniforme de prisión oscuro, Zimmerman escuchó calmado las explicaciones y de vez en cuando se le veía respirar hondo y pestañear despacio.

Por el momento no se ha establecido fianza alguna, por lo que en los próximos días podría convocarse una nueva audiencia para que así lo solicite su nuevo abogado, Mark O"Mara, quien ya ha anunciado que su defendido se declarará no culpable.

Después de que el miércoles la fiscal presentara cargos contra él, Zimmerman pasó su primera noche en una prisión de Sanford, en las inmediaciones de Orlando, Florida, donde vivía y donde tuvieron lugar los hechos.

"Está contento de que el proceso esté en marcha. Quiere estar aquí y ayudar en su defensa", explicó el abogado O"Mara en declaraciones a la prensa posteriores a la vista, en las que apuntó que no va a pedir su liberación bajo fianza "hasta que las cosas se asienten un poco".

Según detalló, su defendido está "cansado" dada la "gran intensidad" de todo lo ocurrido en las últimas semanas, en las que Zimmerman ha sido objeto de acusaciones de racista e, incluso, más de un millón de personas han reclamado por escrito su detención.

"Estamos esperando a poder presentar pruebas en su debido momento. Presentaremos todos nuestros argumentos ante el tribunal. Ahí es donde debe hacerse", añadió el abogado para evitar dar más detalles sobre sus líneas de defensa.

EFE