“Ya puedo hablar (de la revocatoria) porque es mi hora de almuerzo y por tanto estoy libre de hablar por el ‘no’”, expresó la alcaldesa de Lima, Susana Villarán.

La autoridad edil dijo que no quiere ver dividida a la ciudad por quienes buscan hacer del municipio un trampolín de intereses mezquinos, mediante el proceso de revocatoria convocado para el próximo 17 de marzo.

“No quiero ver a Lima dividida por quienes buscan hacer de la Municipalidad un trampolín para intereses mezquinos”, refirió.

Este pronunciamiento la formuló durante una ceremonia por el aniversario del Sindicato de Construcción Civil a la cual fue invitada.