Contenido patrocinado por:

El SOAT versus el Seguro Todo Riesgo

La cobertura del seguro obligatorio es básica, por lo que un seguro todo riesgo se convierte en un gran complemento.
El SOAT no cubre todas las emergencias que puede tener el dueño de un auto. | Fuente: Getty Images

Con la aparición del SOAT en los últimos años, se ha podido dar atención médica a miles de personas tras un accidente automovilístico. Aunque es obligatorio y necesario, no es la única alternativa que ofrece el mercado de seguros. El Seguro de Autos Todo Riesgo es el más completo y radicalmente distinto al SOAT, porque ayuda a resolver todo tipo de emergencias vehiculares: desde una asistencia mecánica hasta los gastos derivados de algún accidente en atenciones médicas para el conductor y las demás personas afectadas. Incluso contempla la reposición del carro si se pierde totalmente.

Según la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg), este ofrece una gran cobertura complementaria a la del SOAT para los heridos o fallecidos, no se centra solo en los daños. Además del servicio de asistencia vehicular, el Seguro Todo Riesgo protege el cuidado del automóvil no solo en caso de robos o de accidentes. Incluye, entre otros beneficios, el mantenimiento en caso de rayones o de maltratos ocasionados por terceros en circunstancias especiales.

Por ejemplo, indica Apeseg, si te cruzas con una marcha o huelga violenta, donde los participantes rayan tu auto, el seguro se encargará de que tu vehículo quede como nuevo siempre y cuando el asegurado acuerde pagar el monto mínimo o porcentaje de los gastos que se encuentran amparados por la póliza, más conocido como “deducible”.

Sepa más: