La familia de Yulimar organizó una reunión para ver la final del salto triple en su casa en Anzoátegui, a 14.000 km de la capital nipona donde la "reina" escribía historia.

| Fuente: AFP

Comenzó bien temprano en la mañana por el cambio horario. Familiares, amigos y vecinos acudieron emocionados a la casa

| Fuente: AFP

Yulecsi Rodríguez se cubre la cara con una bandera de Venezuela, llora sin control frente a la imagen en televisión de su hija.

| Fuente: AFP

Con el apoyo del Comité Olímpico venezolano, la familia instaló una pantalla gigante con la señal de los Juegos.

| Fuente: AFP

"¡Vamos!", gritaba su madre cada vez que veía a su hija dar zancadas al aire, preparándose antes de sus seis intentos.

| Fuente: AFP

Todo se volvió algarabía cuando Rojas voló 15,67 metros en su sexto y último salto, tras dos de seis saltos nulos, convirtiéndose en leyenda. Su salto desató el llanto colectivo y gritos que retumbaron por toda la calle.

| Fuente: AFP

La emoción por la medalla de oro para Venezuela.

| Fuente: AFP