RPP

El campeón mundial minimosca, Alberto "Chiquito" Rossel, luego de retener su título una vez más, esta vez ante el mexicano José "Diablito" Zuñiga se mostró emocionado porque pese a los difícil de la pelea logró seguir en lo más alto del boxeo.

"Me siento muy orgulloso de ser campeón y más de ser peruano.Quiero agradecer a Dios por darme la fortaleza cuando estaba en momentos difíciles . Hice todo, soy un gran campeón por todo lo que he luchado", expresó el púgil nacional.

Con respecto al corte en la ceja, "Chiquito" admitió que en todo momento lo que primó en él fue la serenidad para sacar adelante el combate.

"Me perjudicó, traté de mantener la calma y en los últimos dos rounds tuve que apretar, era la única manera de mantener el título. Sabía que cada defensa iba a ser más difícil, pero quiero darle más alegrías al país", puntualizó.