EFE

El chipriota Marcos Baghdatis, finalista en el 2006, rentabilizó la falta de rodaje de Juan Martín del Potro por su larga ausencia de la competición a causa de una lesión de muñeca para avanzar a la tercera ronda del Abierto de Australia, que se quedó sin representación argentina (6-1, 6-3, 4-6 y 6-3).

Del Potro afrontaba su primer Grand Slam desde el Abierto de Australia del año pasado. Después se perdió Roland Garros, Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos a causa de la lesión en la muñeca derecha, que tuvo que ser atendida un par de veces por el médico de pista durante el choque con el chipriota.

El tenista de Tandil, uno de los seis poseedores de un Grand Slam que iniciaron su participación en esta edición del Abierto australiano, pretendió alargar el partido todo lo que pudo. Necesita minutos de pista el argentino, aún falto del tino que le llevó a las alturas del circuito tras conquistar, en el 2009, el Abierto de Estados Unidos. No quiso abandonar.

Baghdatis ha regresado entre los veinte mejores del mundo. Sus argumentos le permitieron la victoria, sostenida en el servicio, que le auxilió en los momentos clave.

El adiós de Del Potro deja el Abierto de Australia vacío de argentinos. David Nalbandian abandonó su partido contra el ucraniano Robert Berankis cuando perdía por 6-1, 6-0 y 2-0 y Eduardo Schwarz cayó contra el español Guillermo García López (6-4, 7-6(8) y 6-1).

El chipriota se enfrentará en tercera ronda con el austríaco Jurgen Melzer, que batió al español Pere Riba por 6-2, 6-4 y 6-2.

EFE