El suizo Roger Federer, número dos de la clasificación mundial a partir de este lunes, derrotó al francés Gilles Simon (29 del mundo) por 7-6 (6) y 7-6 (2) en la final del Masters 1000 de Shanghai, donde se proclamó campeón por primera vez.

El suizo se impuso en una hora y 53 minutos en la final que se disputó con el techo cerrado de la pista central del estadio Qizhong, ante la alerta de fuertes vientos.

Aunque se trata de un torneo al aire libre, el comité organizador del evento decidió aprovechar hoy que las instalaciones del Estadio del Estadio Qizhong, creadas en 2005 para la Copa Másters, tienen un techo que se puede abrir o cerrar en sólo ocho minutos, para disputar la final de manera excepcional bajo techo.

Simon, que disputaba la segunda final de un Masters 1000 de su carrera, tuvo dos bolas de set en el duodécimo juego del segundo parcial pero no supo aprovecharlas y Federer remató el partido a la primera oportunidad en el segundo desempate de la jornada.

EFE