Prensa Fuchs

Las primeras pruebas de Nicolás Fuchs con su Ford Fiesta RRC le permiten conectarse con el vehículo para llegar compacto a los días de competencia. ¿Quiere conocer los cambios que enfrentará el popular ´Hell Boy’?

"Nico" corre este 2014 en la misma categoría de la WRC2, pero saltó de los autos de producción a la general donde los coches se convierten en unas balas, muy parecidos a los que corren Oiger, Hirvonen, Latvala y Ostberg; o del retirado Loeb si quiere un referente más popular.

El auto de producción tiene muy pocas modificaciones desde su salida de la fábrica. Es muy popular porque le permite a los pilotos de bajos recursos competir, pero tiene un rendimiento menor en comparación a las demás categorías, por ello corren su propia copa.

Ahora Fuchs se ha trepado a un Ford Fiesta RRC, diseñado especialmente para competencias de la general de la WRC2. Utiliza el mismo motor y la transmisión que un auto de la World Rally Car (WRC), pero limitan su potencia con una brida restrictiva de aire de 31 mm.

Por ejemplo, en los WRC la FIA obliga a instalar una brida restrictiva de 34 mm de diámetro que limite la entrada de combustible y aire en las cámaras de combustión. Sin esta norma los motores podrían alcanzar una potencia de más de 500 caballos de fuerza. ¿Se ha subido a un caballo? ¿Se imagina a 500 caballos jalándolo?

Ahora que conoce más sobre la nueva categoría que enfrentará Nicolás Fuchs en la WRC2, antesala de la WRC, comprenderá que tiene que dominar al auto como a 300 potros salvajes al mismo tiempo… y aprovechando el Rally México se comportará como un ‘Mero macho’ para dominar la caja secuencial y le pondrá mucho ají en las rectas para superar a sus rivales, que el año pasado ya se acondicionaron a los autos.