María Sharapova no encontró rival en Caroline Wozniacki e hizo valer su manifiesta superioridad desde todas las zonas de la pista, sus cuatro puntos de saque directo y su mayor experiencia.

Abrió la final con una rotura de saque, consolidó su servicio y puso tierra de por medio rápidamente para hacerle la vida imposible a su rival mientras caía un sol de justicia en la pista central de Indian Wells.
Sharapova se llevó el primer set con una derecha muy ajustada a la esquina izquierda de Wozniacki tras haber salvado dos bolas de "break" y defender su saque.

La segunda manga siguió el mismo guión. Primero rompió el saque a su contrincante para empezar, impidió dos bolas de "break" y se colocó con 4-2 justo cuando la danesa amenazaba con su mejor juego.

Al final, Sharapova cerró el set con un juego en blanco. Con el mismo dominio que mostró a lo largo del duelo que acabó 6-2 y 6-2 en una hora y 21 minutos.

EFE