El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) absolvió hoy al ex presidente de Serbia Milan Milutinovic, acusado por crímenes de guerra en Kosovo, pero condenó a 15 y 22 años de prisión a otros ex responsables serbios como el ex viceprimer ministro yugoslavo Nikola Sainovic.

Los jueces impusieron una pena de 22 años de prisión a Sainovic, al ex general Nebojsa Pavkovic y al el ex general de la policía Sreten Lukic.

El ex jefe del Ejército, Dragoljub Ojdanic y el ex general Vladimir Lazarevic fueron condenados a 15 años de cárcel.

Es la primera vez que el TPIY dicta sentencia sobre crímenes en Kosovo, presuntamente cometidos en 1999 contra civiles albaneses.

Los magistrados estimaron que Milutinovic "no tenía control directo" sobre el ejército yugoslavo, cuya dirección era ejercida por el ya fallecido ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic.

Además los jueces afirmaron que "no se ha probado" que el que fue presidente de Serbia entre 1997 y 2002 "tuviera una relación de amistad estrecha" con Milosevic, como mantenía la fiscalía.

Sin embargo, los magistrados sostuvieron que Sainovic "era el asociado de mayor confianza de Milosevic", a quien proporcionaba información y con quien mantenía regularmente conversaciones telefónicas.

De acuerdo con la sentencia, Sainovic era el "representante personal de Milosevic en Kosovo (...), estaba bien informado y era consciente de los crímenes perpetrados".

La sentencia coincide en que Lukic y Pavkovic, que, como Sainovic fueron condenados a 22 años de cárcel, ejercían "una autoridad sustancial" sobre el Ejército y la Policía yugoslavos, respectivamente.

Para los jueces, ambos compartían la "intención de deportar a albano-kosovares", pero mientras que Pavkovic "podía intuir que se cometiesen asesinatos y asaltos sexuales por parte de las fuerzas del ejército yugoslavo", en el caso de Lukic eso solamente era así en los crímenes de destrucción y asesinato, pero no en el de violaciones.

En el caso de Ojdanic y Lazarevic, ambos condenados a 15 años de prisión, los jueces consideraron que ninguno de los dos tenía la intención de deportar a los kosovares, los cuales eran forzados a abandonar sus casas y a entregar sus documentos y pertenencias, que nunca se les devolvieron, según denuncia el fallo.

El TPIY acusó en total a nueve personas por crímenes de guerra presuntamente perpetrados en Kosovo, pero hasta ahora no se había dictado sentencia en ninguno de los casos.

De entre esos acusados, el ex presidente yugoslavo falleció por un ataque cardíaco en marzo de 2006, por lo que su juicio no pudo llegar a su fin.

EFE