Los ministros del área social del bloque de la ALBA ratificaron su rechazo a la instalación de bases militares extranjeras en Colombia y además acordaron trabajar en programas sociales como la creación de una empresa farmacéutica propia.

A la cita realizada en La Paz asistieron ministros o delegados de las áreas de Salud, Educación, Trabajo y Obras Públicas de los países de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), entre ellos Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

Una de las conclusiones de la reunión realizada en La Paz fue el rechazo a la instalación de bases estadounidenses en Colombia, por la amenaza que, a su juicio, supone para la seguridad regional, según el acta de la reunión del Consejo Social de la ALBA.

El ministro venezolano de Educación Superior de Venezuela, Luis Acuña, dijo que "cualquier base militar de cualquier potencia extranjera en cualquiera de nuestros países significa una amenaza para nuestra seguridad".

Su compatriota, el ministro venezolano de Educación, Héctor Navarro, comentó que su nación es "víctima de todo el proceso que se está produciendo en Colombia" ya que solo en el aspecto social debe atender a 4 millones de desplazados por los conflictos de ese país.

"A nosotros nos importa muchísimo porque es un peligro gravísimo. Así empezaron otras situaciones en el mundo como (la de) Vietnam y hay que ver lo que trajo Vietnam en cuanto a destrucción", acotó el ministro Navarro al referirse a las bases extranjeras.

Ante consultas de la prensa paceña, los ministros venezolanos también defendieron la polémica Ley Orgánica de Educación aprobada en su país, pero señalaron que no fue analizada en la reunión de La Paz, ni plantearon que sea replicada en otros países.

Además del tema de las bases militares, el ministro boliviano de Salud, Ramiro Tapia, dijo a Efe que otra de las decisiones adoptadas consiste en crear una empresa para producir medicamentos de venta universal, en el marco de una política que rechace las patentes.

"Queremos tener una empresa para contar realmente con medicamentos genéricos en general, hable de la comercialización sin fines de lucro (...) y evitar las patentes que discriminan el uso adecuado de los medicamentos", sostuvo Tapia.

La empresa, que es un proyecto para concretarlo en 2010, tiene previsto fabricar medicamentos, verificar su calidad y ocuparse de la comercialización, apuntó el funcionario.

Según el viceministro de Trabajo de Bolivia, Rodolfo Illanes, en la reunión además se acordó implementar programas de alfabetización, defender el empleo "digno" de mujeres e indígenas, los derechos de todos los trabajadores y poner en marcha planes de construcción de "viviendas sociales".

EFE