El nuevo presidente de Argentina, Alberto Fernandez junto a su vicepresidenta Cristina Fernandez de Kirchner. | Fuente: AFP

El peronista de centro-izquierda Alberto Fernández asumió este martes el mando de Argentina, ante la ovación de legisladores y de miles de argentinos que creen que "la esperanza" volvió al país. "Recibimos un país frágil y golpeado. Apelamos al compromiso de todos los sectores", dijo Fernández tras jurar como presidente, en reemplazo del liberal Mauricio Macri, para un periodo de cuatro años.

Este abogado de 60 años, exjefe de gabinete de Néstor y de Cristina Kirchner entre 2003 y 2008, señaló: "tenemos que superar el muro del rencor y del odio, tenemos que superar el muro del hambre", añadió.

El flamante mandatario recibió la banda presidencial y el bastón de mando de parte de Macri en el Congreso. Una escena muy diferente a la de hace cuatro años, cuando Cristina Kirchner dejó la presidencia un día antes de lo previsto y Macri fue investido por el presidente provisional del Senado. Kirchner, de 66 años, juró a su vez como vicepresidenta y asumió la presidencia del Senado.

"Estoy feliz. Volvió la democracia. Nosotros estábamos en una dictadura camuflada. Confiamos en Cristina y Alberto", declaró Gladys Bert, una enfermera de 59 años en la emblemática plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada.

Varios mandatarios de la región faltaron al acto, excepto por el presidente cubano Miguel Díaz Canel, así como los mandatarios de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de Uruguay el entrante Luis Lacalle y el saliente Tabaré Vázquez.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, informó por Twitter que se quedará en su país monitoreando las tareas de búsqueda de un avión militar chileno que desapareció el lunes cuando se dirigía a la Antártida con 38 pasajeros a bordo. 

Brasil, principal socio comercial de Argentina, está representado por el vicepresidente Hamilton Mourao, un alivio después de crispaciones con el mandatario Jair Bolsonaro.

(Con información de AFP)


¿Qué opinas?