La cifra de muertos por el devastador tornado que arrasó la ciudad de Joplin (Misuri, centro) aumentó a 132, mientras que la de desaparecidos bajó de 232 a 156, dijeron funcionarios el viernes.

El fuerte descenso en el número de desaparecidos se produjo después de que el Departamento de Seguridad Pública de Misuri publicara el jueves una lista de 232 personas reportadas como desaparecidas, y descubriera que 90 de ellas se hallaban con vida, dijo el portavoz Seth Bundy.

Las autoridades admitieron que muchos de los reportados como desaparecidos podrían encontrarse entre los muertos, pero aclaró que un cálculo completo es imposible hasta que los familiares sean notificados.

"¿Hay personas que están en la lista de desaparecidos y fallecidos y, de hecho, en la morgue? Sí", dijo Bundy. "¿Cuántos? No voy a especular".

Bundy dijo que hasta el momento han sido identificadas y confirmadas 19 personas entre los muertos que dejó el tornado, cuyos familiares fueron notificados.

Y agregó que el estado está trabajando lo más rápido que puede.

"Tenemos gente trabajando las 24 horas, día y noche, para analizar el ADN, investigar a las personas desaparecidas, hablar con las familias", dijo.

Sin embargo, el proceso es angustiosamente lento para los familiares de las víctimas, que no han sido autorizadas a ingresar a la morgue de Joplin para hacer un reconocimiento visual de los cuerpos.

"Eso no es 100% exacto, y nuestro objetivo es el 100% de precisión", dijo el jueves la directora adjunta de seguridad pública de Misuri, Andrea Spillers, al ser consultada por el motivo de la medida.

La portavoz de Joplin, Lynn Onstot, informó que más de 600 voluntarios y 50 equipos de perros continuaron el viernes escudriñando entre los escombros del tornado que arrasó esta ciudad de 50.000 habitantes.

El presidente estadounidense, Barack Obama, que regresará el sábado al país tras una gira europea de cinco días, asistirá el domingo a una ceremonia en memoria por los fallecidos, anunció por su parte la Casa Blanca.

"El presidente verá de primera mano la devastación causada por las tormentas y hará una breve intervención en la ceremonia en memoria de las víctimas", indicó la Casa Blanca.

También "visitará a aquellos de la comunidad que han perdido tanto durante los mortales tornados de la semana pasada", añadió el comunicado.

Unos 8.000 edificios de Joplin se han visto afectados por el peor tornado en al menos los últimos 60 años en Estados Unidos, con vientos de hasta 320 km/h y que dejó tras de sí un rastro de destrucción de 6,4 km de largo y más de un kilómetro de ancho.

-AFP-