La joven británica está embarazada de nueve meses de su tercer hijo, tras la muerte de sus dos primeros bebés por enfermedad y malnutrición. | Fuente: AFP

Una joven británica que se unió al grupo yihadista ISIS en Siria en 2015 quiere volver a su país a pesar de que no se arrepiente de nada, una prueba del desafío que supone para los países occidentales el retorno de sus ciudadanos yihadistas y de sus familias. El periódico The Times localizó a Shamina Begum, de 19 años y nacida en el este de Londres, en el campo de refugiados de Al-Hol, en el noreste de Siria. 

La joven dio a luz este domingo a su tercer hijo, tras la muerte de sus dos primeros bebés por enfermedad y malnutrición. "Haré todo lo que se necesario para volver y vivir tranquilamente con mi hijo", dijo al periódico británico. "No me arrepiento de haber pertenecido al califato", agregó

Se fugó a Siria en febrero de 2015 junto a otras dos adolescentes, Amira Abase, de 15 años, y Kadiza Sultana, de 16, que podría haber muerto en un ataque en 2016 en Raqa, entonces la capital del autoproclamado califato del ISIS. Las tres iban a la misma escuela del barrio londinense de Bethnal Green.

"Mi primera cabeza cortada"

"No lamento haber venido", asegura, aunque reconoce que fue "débil" por abandonar el EI en plena debacle. En Raqa dice haber tenido una vida "normal", "la que yo quería", casada con un combatiente holandés del EI. "Cuando vi mi primera cabeza cortada en una papelera, no me afectó para nada", recuerda.

El secretario de Estado de Seguridad interior, Ben Wallace, a la BBC, advirtió a las personas implicadas en actividades terroristas, en caso de regreso, que deben estar listos a ser interrogados y procesados por terrorismo. "Las personas que estuvieron allá como aficionados ahora son terroristas profesionales o apoyos profesionales del terrorismo y debemos velar para reducir la amenaza si vuelven ", subrayó.

Eran jóvenes y "vulnerables" cuando se fueron, declaró Hussen Abase, padre de Amira, a Sky News, y consideró que "una mente confusa puede ser regresada a la razón con un trabajo de equipo del gobierno y de los padres".

Dio a luz 

"Supimos que Shamima dio a luz a su hijo, entendemos que ella y su bebé están bien", declaró la familia de Shamima Begum en un comunicado difundido en la red Twitter por su abogado, Mohamed Akunjee.

La familia subrayó que no tenía "ningún contacto directo" con la joven de 19 años, que está actualmente en un campamento de refugiados en Siria, y que aún intentaba confirmar la noticia del nacimiento.

Mohamed Akunjee precisó a la AFP que esta información se conoció por intermedio de un traductor presente en el campamento de refugiados de Al Hol, en el noreste de Siria, en donde se encuentra la mujer. En Twitter anunció que el recién nacido es un varón.

"El califato se acabo"

"Temía que mi hijo a punto de nacer muriera como otros niños si me quedaba. Entonces me fugué del califato. Ahora lo único que quiero es regresar a Gran Bretaña", dijo Shamina Begum. "El califato se acabó. Había tanta opresión y corrupción que pienso que no merecen la victoria", añadió.

Tras haber conquistado amplias zonas de Irak y Siria en 2014, los yihadistas están ahora acosados en su último bastión de apenas un kilómetro cuadrado en el este de Siria, rodeados por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza arabo-kurda apoyada por la coalición internacional.

El retroceso territorial del grupo radical sunita en Siria y la perspectiva de una retirada militar estadounidense del país hacen temer la dispersión de los combatientes extranjeros del EI, cuyo retorno es un desafío para sus países de origen.

El sábado, el presidente estadounidense Donald Trump pidió a Gran Bretaña, Francia, Alemania y otros aliados europeos "que repatrien a más de 800 combatientes del EI capturados en Siria para que sean juzgados".

"No hay alternativa ya que estaremos obligados a liberarlos. Estados Unidos no quiere que estos combatientes del EI se esparzan por Europa", insistió.

(Con información de AFP)


¿Qué opinas?