Brunéi castigará el adulterio y el sexo homosexual con muerte por lapidación

Desde este miércoles entra en vigencia el nuevo código penal de este país donde la mayoría profesa el Islam. La norma incluye la amputación de la mano o el pie por robo y flagelación en público para quienes incurran en aborto. 

Brunéi, una pequeña monarquía de 430.000 habitantes, está dirigida con mano de hierro por el sultán Hasanal Bolkiah desde 1967. | Fuente: EFE | Fotógrafo: STRINGER

El sultanato de Brunéi castigará a partir de este miércoles con la pena de muerte por lapidación el adulterio y el sexo entre homosexuales, como parte del nuevo Código Penal de este país islámico.

La norma incluye la amputación de la mano derecha por incurrir en robo por primera vez o el pie izquierdo si se comete el mismo delito en una segunda oportunidad. La pena capital también se aplicará a los blasfemos que insulten o difamen el nombre del profeta Mahoma. El aborto será castigado con flagelación pública. También criminaliza el hecho de exponer a los niños musulmanes a las creencias de cualquier otra religión que no sea el islam, entre otros castigos.  

La oficina del primer ministro, puesto ocupado por el sultán Hassanal Bolkiah, defendió la medida el último sábado con un breve comunicado donde apunta que la sharia (ley moral y de conducta del Islam) ayudará a mantener "la paz y el orden" y tiene como objetivo "educar, respetar y proteger los derechos legítimos de todos los individuos de cualquier raza y fe".

La nueva legislación se aplicará principalmente a los ciudadanos que profesen la fe musulmana, quienes representan el 70 por ciento de la población del sultanato, aunque en algunos casos también se utilizará con extranjeros o fieles de otras creencias, en su mayoría budistas y cristianos. 

Trasfondo político 

Según analistas, Hassanal Bolkiah intenta que su país sea el primero del sudeste asiático en introducir el código penal de la sharia a nivel nacional con el objetivo de fortalecer la imagen de apego al islam ante sus apoyos conservadores en un momento en que flaquea la economía.

Este antiguo protectorado británico de la isla de Borneo, de 430.000 habitantes, está en recesión desde hace unos años. La caída de los precios del petróleo y el declive de sus reservas afectaron la economía.

Bridget Welsh, analista de la universidad John Cabot de Roma, dijo a la agencia de noticias AFP que el régimen "depende cada vez más de su legitimidad religiosa, recurriendo a una ideología islámica conservadora". 

"La frágil economía de Brunei así como la inquietud por una posible pérdida de apoyos enfatiza esta creciente dependencia a la religión", agregó.

Rechazo de artistas y políticos

Organizaciones de derechos humanos y actores y cantantes como George Clooney o Elton John han expresado su rechazo y han llamado al boicot ante la inminente implementación de las nuevas penas en Brunéi.

Clooney pidió, en una columna publicada por el medio Deadline, el boicot contra los hoteles de Brunei, entre ellos el Beverly Hills en Los Ángeles, Plaza Athenee en París o Eden en Roma, entre otros, iniciativa que fue respaldada por personalidades políticas o artísticas de diversas tendencias. 

La nueva legislación se aplicará principalmente a los ciudadanos que profesen la fe musulmana, quienes representan el 70 por ciento de la población del sultanato, | Fuente: AFP | Fotógrafo: -

"Cada vez que nos alojamos, reunimos o comemos en cualquiera de esos nueve hoteles, estamos dando dinero a los que eligen lapidar o pegar latigazos hasta la muerte de sus propios ciudadanos por ser gais o acusados de adulterio", dijo el actor.

La ONU también se pronunció el lunes contra las nuevas leyes de Brunéi, calificando las penas como "crueles e inhumanas". "Hago un llamado al gobierno para que ponga fin a la entrada en vigor de este nuevo código penal draconiano que, en caso de ser aplicado, supondría un serio retroceso de los derechos humanos en Brunéi", declaró la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, en un comunicado.

¿Se llevará a la práctica?

En realidad, no queda claro si el peor castigo, muerte por lapidación, será implementado. Brunei aplica la pena capital desde hace muchos años y todas las ejecuciones deben hacerse por ahorcamiento. Pero la última ejecución que se conozca fue en 1957, según Matthew Wolfe del grupo de derechos humanos The Brunei Project.

Amnistía Internacional, que condenó el nuevo código penal, dijo que el país era "en la práctica abolicionista". Para que una persona sea condenada a morir por lapidación la acusación debe juntar muchas pruebas. Un acusado debe confesar o al menos cuatro testigos deben testificar en su contra. (Con información de EFE y AFP)

El sultán Hasanal Bolkiah , que lleva 51 años en el trono de esta nación rica en petróleo, dijo que Brunéi es "justo y feliz", en respuesta a las críticas mundiales por los nuevos castigos. | Fuente: AFP | Fotógrafo: -
¿Qué opinas?