El vicepresidente colombiano, Francisco Santos, afirmó hoy que varias armas que un país europeo "le vendió a Venezuela aparecieron en manos de las FARC".

"Esto no es algo nuevo y creo que requiere muchísimo mayor cuidado y una vigilancia extrema", dijo Santos a Caracol Radio.

Estas declaraciones aparecen después de que el presidente Álvaro Uribe denunciara el domingo que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) compraron lanzacohetes de largo alcance y reclamó por ello a los países vendedores de armas, aunque no citó a ninguno.

"Desafortunadamente las FARC están teniendo la capacidad de adquirir equipos de una manera muy sencilla y a través de mecanismos que están prohibidos por toda la legislación internacional", agregó hoy el vicepresidente.

Por su parte, el Gobierno de Suecia está investigando, junto con el Ejecutivo colombiano, la posesión por las FARC de armas producidas en ese país europeo, informó hoy la emisora de radio sueca Sveriges Radio.

"Suecia está trabajando conjuntamente con Colombia para investigar el caso", afirmó el ministro de Comercio de esa nación europea, Jens Ericsson.

El Ejército colombiano se incautó recientemente de una serie de lanzacohetes producidos en Suecia en uno de los campamentos de la guerrilla, según publicó la revista británica especializada en defensa Jane"s.

La revista colombiana Semana también revela en su último número que en dos operaciones, en julio y octubre de 2008, el Ejército halló varios lanzacohetes de origen sueco en campamentos de las FARC.

A principios de este mes, el diario colombiano El Tiempo publicó un artículo, citando a altas fuentes del Ejecutivo, en el que destacaba que el Gobierno analiza "información confiable" que señala que las FARC concretaron un negocio para adquirir misiles rusos a través de contactos ubicados en Venezuela. EFE