Foto: Internet
La Casa Real española dispondrá el próximo año del mismo presupuesto para afrontar sus gastos que en 2009, lo que supone la primera vez que se congela su asignación constitucional.

Así lo contempla el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, remitido hoy por el Gobierno al Congreso de los Diputados (Cámara baja del Parlamento) y que mantiene la política de contracción del gasto.

Así, la cifra asignada a la Casa del Rey Juan Carlos se sitúa en 8,90 millones de euros (unos 12,9 millones de dólares), la misma que la asignada este año.

Fue la propia Casa Real la que, antes del verano, pidió al Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero que no aumentara su partida en el proyecto presupuestario.

De acuerdo con la Constitución española, la Casa del Rey recibe de los Presupuestos Generales del Estado "una cantidad global para el sostenimiento de su familia y de su casa, y distribuye libremente la misma".

Se trata de la primera vez que la familia real española ve congelada su asignación, aunque ya se había ido reduciendo su incremento en los últimos ejercicios.

En las cuentas públicas para 2010 tampoco hay cambios en los sueldos de los altos cargos de Gobierno (como el del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero) que permanecen congelados por segundo año consecutivo.

La última vez que subieron los sueldos de los altos cargos del ejecutivo español fue en 2008, y se situó el incremento en el 3 por ciento. En los Presupuestos Generales de este año quedaron los salarios congelados dada la coyuntura económica actual.

-EFE-