Conozca las tradiciones por la llegada del Año Nuevo del Conejo

En Nochevieja lunar, las familias se reúnen en un banquete con alimentos que simbolizan fortuna, prosperidad y longevidad. Además se juega el ´mahjong´ hasta altas horas para la longevidad de los padres.

La tradición, a pesar de los avances tecnológicos, sigue reinando tanto en los hogares taiwaneses como en los de los chinos, para celebrar el inicio hoy del Año Nuevo Lunar, que según el zodiaco chino corresponde al conejo y también a la liebre, algo que no sucedía desde 1999.

Las familias, a pesar de la modernización y avances tecnológicos en la isla, se siguen reuniendo en la Nochevieja lunar en un banquete, en el que abundan los alimentos que simbolizan fortuna, prosperidad y longevidad ("Fu Lu Shou"), los tres seres protectores presentes en casi todos los templos chinos.

"Cuando ves un templo chino, en el tejado se suelen ver tres figuras de dioses o seres protectores: son la trinidad china de los dioses de la fortuna, prosperidad y longevidad con sus símbolos correspondientes", relata el sinólogo José Ramón Álvarez, presidente de la Casa de España en Taiwán.

HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LAS FOTOS DE LA CELEBRACIÓN EN CHINA

Hace unas décadas, casi todos los establecimientos permanecían cerrados durante la época del Año Nuevo Lunar, pero ahora algunos abren aunque la gran mayoría de la gente pasa las fiestas en casa y en familia siguiendo las tradiciones de la llegada del nuevo año.

Muchas fueron las personas que cruzaron la isla para no faltar a la cita anual en el hogar de abuelos o incluso bisabuelos, donde se convive, come, juega y recibe los ansiados aguinaldos en metálico dentro de sobrecitos rojos.

"Nos quedamos hasta altas horas juzgando al "mahjong", un juego de fichas, porque la tradición dice que, si nos dormimos pronto, nuestros padres no vivirán mucho", dice Huang Mei-shun, una empresaria de Taipei.

Las decoraciones y los alimentos típicos del Año Nuevo Lunar se apoderan de los mercados y después de los hogares, llenando de rojo, oro y caligrafías todos los lugares.

Al filo de la medianoche, los fuegos artificiales y el ruido de los petardos tratan de ahuyentar los malos agüeros y espíritus, y de preparar un buen ambiente para un año feliz.

"En esta época no se puede limpiar ni cocinar y, si se elimina el polvo, es como tirar el dinero en el nuevo año", manifiesta Fan Li-chih, una habitante de Taipei.

Pero, antes de la llegada del Año Nuevo es tradicional una limpieza a fondo de los hogares y también el desprenderse de todo lo viejo y anticuado, lo que origina en la isla montañas de muebles, electrodomésticos y otros objetos en sitios designados a tal efecto.

Los templos se llenan de gente, pero también se presentan los respetos a los antepasados ante su altar en el hogar.

Los adivinos hacen su agosto con las consultas sobre el futuro con largas filas para ser los primeros en entrar en los templos pues la tradición les concede gran fortuna.

"Si llegas el primero a colocar el recipiente de incienso ante el altar de los dioses tendrás un año muy favorable", refiere Chang Lu-chung, ante el templo de Lungshan, en Taipei, en espera de que se abran las puertas al filo de la medianoche.

El Año del Conejo es más favorable y sereno que el tumultuoso Año del Tigre 2010 y hay perspectivas de mejora.

"Viene un cambio radical y no sucederán tantos desastres naturales como en el Año del Tigre, pero eso no significa que todo sea maravilloso", sostiene Li Chuan-chuan, una monja en uno de los templos dedicados a la diosa Mazu en Taipei.

Este año hay "mala suerte hacia el oeste y gran suerte al norte y sur", establece el Calendario Chino, lo que se aplica a viajes y relaciones, pero por el momento, los taiwaneses y chinos de todo el mundo, vive el período familiar de descanso y tradiciones.

-EFE

VEA MÁS FOTOS HACIENDO CLIC AQUÍ