Donald Trump
Estados Unidos es el país con más fallecidos en el mundo por la pandemia de la COVID-19. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: JIM WATSON

El cambio de actitud de Donald Trump sobre la pandemia duró poco: este martes el mandatario estadounidense volvió a sembrar dudas sobre la COVID-19 al transmitir información errónea sobre los tratamientos y volvió a atacar al reputado inmunólogo asesor Anthony Fauci.

El lunes por la noche, Twitter retiró un video posteado por el presidente por considerar que difundía información falsa sobre el nuevo coronavirus, informó la red social este martes. 

"Los tuits con el video violan nuestra política de desinformación sobre la COVID-19", dijo a la AFP un portavoz que se negó a precisar qué cantidad de personas habían accedido al video. 

Este video también fue eliminado por Facebook el lunes por la noche, indicó esa red social. "Hemos eliminado el video por compartir información falsa sobre curas y tratamientos para la covid-19", dijo un vocero de Facebook. 

Las imágenes muestran a un grupo de médicos haciendo afirmaciones falsas y engañosas sobre la pandemia de coronavirus

Dicen, por ejemplo, que las mascarillas no son necesarias para detener la enfermedad, a contramano, entre otros, de Fauci.

Según el Washington Post, más de 14 millones de personas lo vieron en Facebook. Horas después, Trump tuiteó varios clips del mismo video a sus 84,2 millones de seguidores. 

Durante media hora, según el diario estadounidense, el mandatario también compartió 14 tuits para defender el uso de la hidroxicloroquina, medicamento que ha promovido en varias ocasiones pese a no tener respaldo científico en su efectividad contra la covid-19.

De hecho, a mediados de junio la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) retiró la autorización de utilizarlo en tratamientos de urgencia.

Twitter, la principal plataforma de comunicación de Trump, ha eliminado o etiquetado con advertencias cuestionando los contenidos de varios tuits del presidente en las últimas semanas. 

Sin embargo, el magnate republicano, aparentemente bajo el efecto de encuestas que lo mostraban rezagado de cara a las presidenciales de noviembre, había dado un giro pronunciado en su abordaje de la pandemia, que minimizó hasta hace una semana.

Reconoció la gravedad de la crisis de salud, pidió a la población que usara tapabocas e hizo alarde de su excelente relación con los expertos del grupo asesor en la pandemia.

Pero el cambio de tono duró poco. Y los comentarios del presidente serán seguidos con atención durante una nueva conferencia de prensa sobre el coronavirus programada para este martes por la tarde en la Casa Blanca. 

(Información de la AFP)