La COVID-19 probablemente duró en Wuhan más tiempo de lo que se pensaba, concluye estudio

La investigación, firmada por expertos de China, señala que "miles de residentes de Wuhan fueron infectados con casos asintomáticos de COVID-19, después de que se pensara que la infección estaba bajo control" en el país.

Wuhan fue la primera ciudad donde se informó de la existencia de la COVID-19. | Fuente: AFP

La ciudad china de Wuhan fue el primer lugar donde se informó de la existencia de la COVID-19 y su presencia pudo durar más lo que se creía, pues miles de personas se habrían infectado de forma asintomática entre marzo y mayo del año pasado.

Un estudio firmado por expertos de China y publicado en Plos Neglected Tropical Diesases concluye que "hubo una gran cantidad de portadores asintomáticos del SARS-CoV-2 después de la eliminación de los casos clínicos de COVID-19 en la ciudad de Wuhan".

En esa ciudad china se registraron casi dos tercios de todos los casos de China entre diciembre de 2019 y mayo de 2020. El número alcanzó su máximo en febrero y la ciudad fue declarada inicialmente libre de la enfermedad a finales de abril, aunque en los meses posteriores aparecieron pequeños grupos.

El equipo tomó datos de más de 60 107 personas sanas en China en busca de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y concluyó que "miles de residentes de Wuhan fueron infectados con casos asintomáticos de COVID-19, después de que se pensara que la infección estaba bajo control en China", indica la revista.

El estudio, liderado por Xue-jie Yu, de la Universidad de Wuhan, analizó la prevalencia de anticuerpos IgG e IgM en muestras de sangre recogidas entre el 6 de marzo y el 3 de mayo de 2020, de personas sanas que se sometieron a pruebas de detección del virus antes de regresar al trabajo, indica el estudio.

Las pruebas de anticuerpos se utilizan para diagnosticar infecciones presentes y pasadas de SARS-CoV-2. Los anticuerpos IgG positivos sugieren una infección previa, mientras que los IgM significan que está en curso o es reciente.

La detección de ambos tipos de anticuerpos puede dar una mejor comprensión del número de infecciones asintomáticas en una población a lo largo del tiempo.

 

En consonancia con el gran número de casos ocurridos en Wuhan, el porcentaje de personas con anticuerpos, alrededor del 1,68%, "fue significativamente mayor" que en otras regiones de China, donde la positividad en anticuerpos fue de un promedio del 0,38%.

La tasa anticuerpos de IgM en Wuhan fue del 0,46%, por lo que los investigadores estimaron que "miles de personas en esa ciudad fueron portadores asintomáticos entre marzo y mayo de 2020, cuando no se reportaban casos clínicos de COVID-19".

Los investigadores señalan, además que "las cepas avirulentas del SARS-CoV-2 pueden seguir causando síntomas en individuos extremadamente susceptibles y también pueden revertir a una cepa altamente virulenta para reavivar la epidemia de COVID-19 en China".

(Con información de EFE)