La COVID-19 ha causado ya 56 543 decesos en México. | Fuente: AFP

La pandemia de la COVID-19 ha causado ya 56 543 muertes en México al confirmarse 635 nuevos decesos este sábado, aunque las autoridades indicaron que la intensidad del brote va a la baja.

En el informe técnico diario, la Secretaría de Salud (SSa) también sumó 6 345 nuevos casos del coronavirus para un total de 517 714 contagios, cinco meses y medio después de haberse confirmado el primer paciente en México.

La ocupación hospitalaria a nivel nacional cayó por debajo del 40 % con ningún estado por encima del nivel de seguridad de ocupación, que las autoridades valoran en 70 %.

La ocupación de ventiladores a nivel nacional es del 34 %, también con todos los estados fuera del nivel de riesgo.

Antes del reporte, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que las cifras reflejan una tendencia a la baja.

"Desde luego nos duele mucho que siga causando estragos la pandemia, el COVID-19, pero está bajando su intensidad, también ya se dio a conocer, mañana voy a hablar de eso a detalle, de que tiene la posibilidad de contar con una vacuna", aseveró.

Con las últimas cifras, México rebasa otra vez a Perú como sexto lugar en casos acumulados a nivel mundial, según la Universidad Johns Hopkins.

Ocupa el tercer lugar en número de muertes, aunque en proporción a su población ocupa el undécimo sitio con casi 440 muertes por cada millón de habitantes.

Aun así, el director general de Epidemiología de la SSa, José Luis Alomía, también destacó indicadores que muestran una disminución del riesgo.

En el semáforo epidemiológico del Gobierno federal, que muestra el peligro de transmisión y las actividades permitidas para cada estado, por primera vez apareció uno, el sureño Campeche, en color amarillo por tener un nivel medio de riesgo.

En contraste solo seis entidades permanecen en color rojo o riesgo máximo: Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Hidalgo, Nayarit y Zacatecas.

Aun así, el epidemiólogo advirtió que persisten las recomendaciones de distanciamiento entre las personas, lavado de manos y uso de cubrebocas porque una reapertura apresurada de actividades podría causar rebrotes.

(Con información de EFE)