El remdesivir, que se administra vía intravenosa y se usa para pacientes con síntomas graves de COVID-19, recibió la autorización de Estados Unidos.
El remdesivir, que se administra vía intravenosa y se usa para pacientes con síntomas graves de COVID-19, recibió la autorización de Estados Unidos. | Fuente: AFP

Pakistán anunció este viernes que una farmacéutica local producirá y exportará una versión genérica del antiviral remdesivir para los pacientes de COVID-19, a lo que se sumarán otras cuatro compañías indias, tras firmar un acuerdo con la farmacéutica estadounidense Gilead, dueña de la patente.

"De las cinco compañías (que obtuvieron el permiso para producir y exportar el medicamento), una es paquistaní", dijo en una rueda de prensa el ministro de Salud paquistaní, Zafar Mirza.

El político indicó que "se trata de una gran noticia" para los pacientes de la enfermedad en Pakistán, que cuenta con 37.200 contagios y 803 muertos por el virus.

Pero enfatizó que el plan es exportar el medicamento a 127 países, entre los que no hay europeos, según el acuerdo firmado con Gilead.

La farmacéutica paquistaní Ferozsons Labs comenzará la producción en unas ocho semanas y tratará de vender el medicamento al menor costo posible, de acuerdo con su director ejecutivo, Osman Khalid Waheed.

Ferozsons es una de las cinco compañías de genéricos que podrán producir y comercializar remdesivir. Las cuatro restantes son las indias Cipla, Hetero Labs, Jubilant Lifesciences y Mylan.

El director general de Cipla, Umang Vohra, valoró en un comunicado que "mientras el mundo se enfrenta a la crisis de la COVID-19, es imprescindible que colaboremos y luchemos contra este virus juntos (..), nuestra asociación con Gilead representa este compromiso inquebrantable y es un paso significativo para salvar millones de vidas afectadas por la pandemia".

El remdesivir, que se administra por vía intravenosa y se emplea para pacientes con síntomas más graves de COVID-19, recibió la "autorización de emergencia" del Gobierno de Estados Unidos tras un reciente ensayo clínico que mostraba que el fármaco acortaba el tiempo de recuperación de algunos pacientes a comienzos de mes.

Pese a las grandes expectativas que había generado como potencial tratamiento contra la COVID-19 este fármaco originalmente desarrollado para tratar el ébola, hay estudios que señalan que su eficacia contra el nuevo coronavirus no está clara.

EFE