K9 es un dispensador de gel hidroalcohólico de cuatro patas que da ahora la bienvenida a los clientes, asombrados, en un centro comercial de Bangkok, Tailandia, país que reabre gradualmente todas sus actividades tras la epidemia de COVID-19.

| Fuente: AFP

Imitando las actitudes de un perro, el robot recorre Central World, uno de los centros comerciales más populares de la megalópolis.

| Fuente: AFP

La máquina anda por todo el centro llamando la atención de los niños para que se acerquen y obtenga gel para las manos. Éste se encuentra en una botella atada en la espalda del robot. 

| Fuente: AFP

Sus movimientos se controlan con la 5G, actualmente en las primeras etapas de su despliegue en el país y que promete un internet ultrarrápido y tiempos de reacción inmediatos.

| Fuente: AFP

"Es una manera conveniente para la gente de lavarse las manos, como medida preventiva. Especialmente en esta situación del coronavirus", explica a la AFP Petra Saktidejbhanubandh, del operador móvil AIS, socio de la operación.

| Fuente: AFP

"Los robots están aquí para ayudar a la gente, no para reemplazarla", agrega. Varios operadores aspiran a desplegar su red de alta velocidad en el país, de aquí a finales de año.

| Fuente: AFP

Además de K9, otro robot llamado ROC puede comprobar la temperatura de los clientes, mientras que LISA se ocupa de brindarles información.

| Fuente: AFP

Pero no todos los clientes están convencidos. Para Lapassanan Buranapatpakorn, el marco mecánico esquelético de K9 es "espeluznante".

| Fuente: AFP

"Creo que el robot en sí y su forma de moverse son un poco aterradores", comenta la joven, de 29 años, a la AFP en los pasillos del centro, aunque reconoce que un dispensador de gel ambulante es una "buena idea".

| Fuente: AFP

Tailandia ha eliminado gradualmente las restricciones impuestas a las empresas y a los comercios, que adoptaron medidas como el espaciamiento entre las mesas de los restaurantes y la instalación de separadores de plástico en los salones de masaje.

| Fuente: AFP