Dinamarca: Eligen como premier a candidata que prometió más impuestos

Helle Thorning-Schmidt, una socialista que va en contra de las medidas de austeridad para salir de la crisis, también prometió humanizar las leyes de inmigración.

Helle Thorning-Schmidt, lidereza del Partido Social Demócrata Danés, se convirtió en primera ministra de Dinamarca tras convencer a sus electores con las promesas de más impuestos e incrementar el gasto público, medidas contrarias a lo dispuesto por el Fondo Monetario Internacional para afrontar la crisis europea.

"Lo logramos... hoy hemos escrito la historia", dijo, luego de que se conociera que logró terminar con diez años de dominio de centro derecha, pero sin duda su mayor hazaña es ir a contracorriente de la tendencia europea de implementar medidas de austeridad y endurecer las leyes de inmigración.

"Estoy de acuerdo en que parece extraño que los daneses votaron por un primer ministro que quiere subir en un 1% del PBI lo que ya son los impuestos más altos del mundo", explicó a BBC Mundo Mads Lundby Hansen, economista jefe del Centro de Estudios Políticos en Copenhague.

De cumplir con su promesa, la futura primera ministra impondrá más tasas en la venta de tabaco, pasajes de avión, chocolates, gaseosas e intercambio de acciones. También aplicará más impuestos a todo aquel que gane más de 150 mil dólares al año.

Otras de las propuestas de Thorning-Schmidt es "humanizar" las leyes de inmigración.

Hasta ahora, la coalición del gobierno danés incluía a un partido de derecha nacionalista que presionó para que se impusieran las leyes de inmigración más duras de la región y para que se restablecieran los controles fronterizos que habían sido suspendidos hace años por el acuerdo europeo de Schengen.

"Necesitamos mano de obra extranjera, políticas de integración. Esto es un entendimiento más realista de cómo funciona la economía internacional", señaló Lars Andersen, director del Consejo de Economía del Movimiento Laborista.

La victoria de una mujer que se atrevió a contradecir los lineamientos europeos podría, para los expertos, influir en la tendencia de derecha que ha dominado al continente en los últimos años.