Ensayos realizados con un misil tierra-aire fueron realizados por el grupo terrorista ETA para atentar contra el rey de España, Juan Carlos I, el presidente del Gobierno y otro miembro del Ejecutivo, según el policía antiterrorista francés Jérôme Broglio.

Señaló además que restos de aquel ensayo fueron encontrados en abril del 2004 en una taller con diverso armamento bélico escondido en una casa ubicada en la localidad vascofrancesa de Saint Michel.

A pesar de que en un inicio no se realacionaron estos restos con el intento de asesinato, la captura de Iñigo Elizegi Erbiti, responsable de electrónica de la organización terrorista, permitió restablecer un nexo entre el ensayo que hubo y las pruebas encontradas.

Sin embargo, aún no se conoce dónde ocurrió la realización de aquellos ensayos, ni tampoco cómo pudieron conseguir armas capaces de causar la destrucción de una aeronave a 600-800 metros de distancia, al despegar o al aterrizar.

Además, en uno de los ordenadores incautados en la casa de Saint Michel, se pudo encontrar los planes realizados para cometer el atentado con los misiles además de una diversidad de documentos sobre aviación e información sobre la utilización de aviones abordados por el rey Juan Carlos I, el jefe del Ejecutivo y otros miembros del Gobierno.

(Con información de EFE)