RPP

La falta de viento obligó hoy a la aventurera francesa Anne Quéméré a posponer el viaje desde Perú a la isla polinesa de Tahíti que pretende realizar en una embarcación impulsada únicamente por una cometa.

Esta es la segunda vez en menos de una semana que la deportista, de 44 años, cambia su fecha de salida desde el puerto limeño de El Callao, pues tenía previsto iniciar su periplo el pasado domingo aunque un retraso en la autorización aduanera le impidió salir ese día.

Quéméré se ha propuesto recorrer unos 7.500 kilómetros de distancia en un bote de 6x2 metros impulsado por un ala de kite (cometa grande) y sin ninguna ayuda externa, para lo que necesitará, según sus cálculos, de al menos dos meses.

La francesa, que llevaba dos años preparando esta travesía con la ayuda, entre otros, de su padre y su arquitecto, fue remolcada hoy hasta alta mar desde el puerto limeño, y al cabo de unas horas decidió regresar a tierra a la espera de que mañana el viento esté a su favor.

No es la primera vez que Quéméré emprende una aventura de estas características: en 2008 fracasó en su intento de viajar desde Estados Unidos hasta Francia a causa de una avería a mitad de camino.

Ella y su equipo planearon hoy pernoctar en alta mar y alejarse unas 30 millas de la costa con la esperanza de que mañana la aventurera pueda iniciar por fin su periplo por el océano Pacífico en dirección a Tahití.

EFE