Para conmemorar el vínculo del cantante Elvis Presley con la ciudad alemana de Friedberg, donde realizó su servicio militar, las autoridades locales decidieron transformar tres semáforos en luces de Elvis.

Ahora los residentes de la ciudad de Friedberg pueden ver a un Elvis cada vez que cruzan la calle, cuando el semáforo se pone verde y revela al “El Rey del rock and roll” girando la cadera.

Entre 1958 y 1960, Elvis Presley realizó su servicio militar en Friedberg y hasta ahora la ciudad sigue vibrando por su famoso visitante. Por ese motivo le realizan este particular homenaje.

En rojo, muestran el ícono de la música parado en su micrófono. En verde, se ve a Elvis sacudir la mitad de la cadera, realizando su movimiento característico con la punta de los pies.

Un lugar especial para Elvis

La ciudad, que se llama a sí misma "la casa del ejército de Elvis", ya tiene una estatua gigante de Elvis en una rotonda cerca del antiguo cuartel de Estados Unidos.

"Elvis tiene un lugar especial aquí y es por eso que se siente honrado y apreciado", dijo a la AFP la residente local Heidi Huebner, luego de que tomó una fotografía del novedoso semáforo. Aunque sirvió en Friedberg, Elvis en realidad vivía fuera de la base en la ciudad vecina de Bad Nauheim, que celebra con orgullo un festival de Elvis cada año.

Fue en Bad Nauheim donde Elvis conoció a su futura esposa, Priscilla. La pareja se casó en los Estados Unidos en 1967, pero se divorciaron seis años después. Elvis murió inesperadamente en 1977 a los 42 años.

Semáforos personalizados en Alemania

Las ciudades alemanas tienen una gran tradición en la personalización de los semáforos, a menudo para rendir homenaje a un residente famoso.

La ciudad de Bonn ha instalado algunas que se iluminan con la cara de Beethoven, mientras que la ciudad occidental de Trier celebró el 200 aniversario del nacimiento de Karl Marx con los semáforos del filósofo barbudo. Una serie de ciudades alemanas también han adornado sus semáforos con parejas del mismo sexo para marcar los eventos del orgullo gay.

Pero el más conocido de todos es el llamado "Ampelmaennchen" (hombre del semáforo) de Berlín, un personaje caricaturesco que lleva sombreros y es una reliquia cultural muy querida de la antigua Alemania Oriental.

(Con información de AFP)