De los al menos 130 heridos, hay cuatro en estado crítico, informó el Ministerio palestino de Sanidad en la Franja. | Fuente: EFE

Al menos 130 palestinos resultaron heridos, y cuatro de ellos están en estado crítico, por disparos del Ejército israelí en la trigésima protesta organizada junto a la frontera de Gaza con Israel, informó el Ministerio palestino de Sanidad en la Franja.

Alrededor de 20.000 palestinos, según medios locales, participaron en la movilización de ayer, que tuvo lugar en un clima de tensión y bajo la presión egipcia sobre el movimiento islamista Hamás -que controla de facto Gaza desde 2007- para evitar incidentes que puedan provocar una nueva escalada militar.

Pese a que el comité organizador de la denominada Gran Marcha del Retorno pidió que los manifestantes no se acercaran a la valla divisoria, grupos de palestinos hicieron caso omiso, a lo que el Ejército israelí respondió con abundantes medios antidisturbios y munición real.

Grupos de manifestantes, muchos de ellos jóvenes, quemaron neumáticos, agitaron banderas palestinas, cantaron consignas antiisraelíes, y algunos cortaron el alambre de púas de la valla, entraron en Israel y luego regresaron.

La aviación israelí bombardeó a un grupo de palestinos que lanzaban globos incendiarios desde el sur de Gaza hacia Israel, informó el Ejército en un comunicado.

Esta semana aumentó la tensión de nuevo en Gaza tras el lanzamiento el miércoles de dos cohetes hacia Israel, uno de los cuáles impactó en una vivienda.

La aviación israelí bombardeó en respuesta 20 objetivos de Hamás y el Gabinete de Seguridad de Israel, tras valorar una operación a gran escala, ordenó al Ejército "intensificar la respuesta" ante posibles incidentes en las protestas de este viernes.

Los movimientos Hamás y Yihad Islámica calificaron la jornada como un "mensaje para Israel" y aseguraron que las marchas continuarán hasta conseguir sus objetivos. (EFE)


¿Qué opinas?