Gobierno argentino decide expulsar al obispo que negó el Holocausto

La decisión fue tomada por el ministro del Interior argentino quien argumentó que su postura agrede profundamente a la sociedad argentina, al pueblo judío y la humanidad.

El gobierno de Argentina declaró persona no grata a Richard Williamson, el obispo que negó la existencia del Holocausto, y le dio un plazo de 10 días para abandonar el país.

 

La medida fue tomada por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, tomando en cuenta que su postura "agrede profundamente a la sociedad argentina, al pueblo judío y la humanidad toda, pretendiendo negar una comprobada verdad histórica".

 

La disposición oficial afirma que el obispo "ha fraguado reiteradamente el verdadero motivo de su permanencia en el país ya que declara ser un empleado administrativo de la Asociación Civil "La Tradición", cuando en realidad su verdadera actividad era la de sacerdote y director del seminario que la Fraternidad San Pío X posee en la localidad de Moreno", unos 40 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

 

"Por estas consideraciones, sumadas a la enérgica condena del Gobierno argentino a [sus] manifestaciones, el gobierno nacional decide hacer uso de las facultades que le confiere la ley de conminar al obispo lefebvrista a abandonar el país o someterse a la expulsión", señala el comunicado oficial.

 

Un represente de la Dirección Nacional de Imigraciones junto con un oficial de la Policía Federal, entregaron a Williamson la orden de expulsión en su residencia de La Reja, un pueblo en las cercanías de Buenos Aires, donde se encuentra la iglesia y el seminario de los levebristas.

 

En 1988, el Papa Pablo II excomulgó al obispo "por no seguir la verdadera tradición de la Iglesia Católica". La decisión de Benedicto XVI de devolverlo al seno de la iglesia, desató una intensa polémica.