Petróleo
El navío extranjero transportaba petróleo de contrabando, de acuerdo a la Fuerza Naval del país. Foto: referencial | Fuente: AFP

La Fuerza Naval de la Guardia Revolucionaria iraní anunció este domingo que capturó un buque cisterna "extranjero" en el Golfo. Se trata del tercer barco interceptado por Irán en menos de un mes, en esta región estratégica que ha generado tensiones entre Teherán y Washington recientemente.

Siete tripulantes extranjeros fueron detenidos durante la operación que tuvo lugar el miércoles 31 de julio, según la agencia de prensa Fars. El navío transportaba "700 000 litros de carburante de contrabando en las cercanías de la isla de Farsi", precisó la agencia IRNA, donde cita un comunicado de los Guardianes de la Revolución. 

Este fue transferido al puerto de Bushehr (sur) y "su carga de petróleo de contrabando, entregada a las autoridades", en coordinación con la Justicia iraní, de acuerdo a la misma fuente.

El barco iba rumbo a los países árabes del Golfo, según el general Ramezan Zirahi, comandante de las fuerzas de los Guardianes de la Revolución que capturaron el navío. 

Se trata del tercer barco interceptado por Irán desde el 14 de julio en el Golfo. Una tercera parte del petróleo que transita por vía marítima en el mundo lo hace por el Estrecho de Ormuz, ubicado en esa región, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. 

El 14 de julio, Irán interceptó un petrolero con bandera panameña, el MT Riah, que también fue acusado de transportar petróleo de contrabando. Cinco días después, el 19 de julio, la Marina iraní capturó un petrolero sueco con bandera británica, el Stena Impero, sospechoso de "no respetar el código marítimo internacional".

(Con información de AFP y EFE)