Foto:EFELa periodista iranoamericana Roxana Saberi, de 32 años, será excarcelada este lunes del penal de Evin, en Teherán, donde lleva recluida desde el último abril acusada de cometer espionaje para Estados Unidos.

La justicia iraní redujo de 8 a 2 años de cárcel, en suspenso, de la mujer de prensa, anunció su abogado, Abdul Samad Joramshahi, a la agencia AFP, aunque no podrá ejercer su profesión en ese país.

"Será liberada hoy [...]. Los papeles están listos, es sólo una cuestíón de tiempo, un par de horas", manifestó su padre, quien adelantó que Saberi podrá abandonar Irán y que él y su mujer la "devolverán a casa", en Estados Unidos.

El caso Saberi ha mantenido en vilo desde hace tres meses a la administración norteamericana y en especial al presidente Barack Obama, que ha realizado varios llamamientos en favor de la joven.

La reportera fue arrestada el pasado 31 de enero, al parecer cuando se disponía a comprar vino para una fiesta, sustancia cuyo consumo está proscrito en Teherán.

Diez días después se puso en contacto con sus padres, residentes en la localidad estadounidense de Fargo, para informarles de que había sido detenida, aunque les pidió que no hicieran nada ya que confiaba en ser liberada pronto.

Alarmado por la falta de noticias, su padre decidió acudir a la prensa el 28 de febrero para denunciar la desaparición de su hija.

Desde entonces, el proceso se enmarañó hasta quedar enredado en cuestiones políticas.

Dos días después de que su padre diera la voz de alarma, el portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hasan Qashghavi, aseguró que había sido arrestada por carecer de acreditación de prensa.

Un mes más tarde, la Fiscalía la acusó de espionaje y en un juicio rápido y a puerta cerrada la condenó a ocho años de prisión por espionaje.