El sábado por la noche, Hagibis tocó tierra procedente del Pacífico con rachas de casi 200 km/h, precedido por unas lluvias intensas que afectaron a 36 de los 47 departamentos del país, y provocaron derrumbes de tierras y la crecida y desbordamiento de ríos. 

| Fuente: AFP

"Aún quedan muchas personas desaparecidas", declaró el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en una reunión de emergencia.

| Fuente: AFP

"Los equipos hacen cuanto pueden para buscarlas e intentar salvarlas, y trabajan día y noche", agregó.

| Fuente: EFE

Mientras que más de 110.000 socorristas, incluyendo 31.000 soldados, laboraban en el terreno, los meteorólogos japoneses preveían nuevas precipitaciones en el centro y el este del país, y advertían del peligro de nuevos corrimientos de tierras e inundaciones

| Fuente: AFP

"Se prevén lluvias, hoy, en las zonas golpeadas por la catástrofe", declaró el lunes en una rueda de prensa el portavoz del gobierno, Yoshihide Suga. 

| Fuente: AFP

En la región de Nagano, una de las más afectadas, estaba lloviendo y las precipitaciones debían intensificarse. 

| Fuente: AFP

"Tememos que estas lluvias afecten a las búsquedas y a las labores de salvamento", declaró a la AFP un responsable local, Hiroki Yamaguchi.

| Fuente: AFP

El lunes por la noche, la cadena pública NHK informaba que el balance de la catástrofe aumentó a 56 muertos, que 15 personas seguían en paradero desaparecido y que 204 resultaron heridas. El anterior balance era de 43 víctimas mortales.

| Fuente: AFP

El gobierno, sin embargo, aportó cifras inferiores, que seguía actualizando. En total, se desbordaron 142 ríos, sobre todo en el norte y en el este de Japón, según los medios. En Nagano, un dique cedió y las aguas del río Chikuma inundaron una zona residencial. 

| Fuente: AFP

En algunos lugares, los residentes, refugiados en el tejado de sus casas o en el balcón, eran rescatados en helicóptero. En otras, los socorristas se adentraban, en lancha, entre las viviendas inundadas para liberar a las personas que habían quedado atrapadas. 

| Fuente: AFP

"El agua se llevó todo en mi casa, delante de mí, me preguntaba si era una pesadilla o la realidad", declaró a la cadena NHK una habitante de Nagano. "Creo que tengo suerte de seguir con vida", agregó.

| Fuente: AFP

Entre las víctimas del tifón figuran, al menos, siete miembros de la tripulación de un carguero que naufragó el sábado por la noche en la bahía de Tokio.

| Fuente: AFP

 Cuatro miembros pudieron ser rescatados, mientras que otro seguía siendo buscado, según un guardacostas.

| Fuente: AFP

Decenas de miles de personas fueron alojadas en refugios de forma provisional, mientras que cerca de 75.900 hogares seguían sin electricidad el lunes por la tarde, y unos 120.000 no tenían agua potable. 

| Fuente: AFP

Hagibis paralizó los transportes en la región de Tokio durante el sábado y el domingo, aunque la mayoría de conexiones ferroviarias y aéreas funcionaban de nuevo este lunes, feriado en el país. 

| Fuente: EFE

La tormenta también causó la anulación de tres partidos del Mundial de rugby, organizado en el archipiélago nipón.

| Fuente: AFP

Aún así, sí que se celebró el encuentro decisivo entre Japón y Escocia el domingo por la noche, en el que el equipo nacional venció con un brillante 28-21, por lo que se clasificó a cuartos de final en ese torneo, por primera vez en su historia. 

| Fuente: EFE

Decenas de miles de rescatistas en Japón seguían buscando supervivientes este lunes, dos días después del paso del potente tifón Hagibis por el centro y el este del país, que dejó al menos 56 fallecidos.

| Fuente: AFP

El sábado por la noche, Hagibis tocó tierra procedente del Pacífico con rachas de casi 200 km/h, precedido por unas lluvias intensas que afectaron a 36 de los 47 departamentos del país, y provocaron corrimientos de tierras y la crecida y desbordamiento de ríos. 

| Fuente: EFE

Mientras que más de 110.000 socorristas, incluyendo 31.000 soldados, laboraban en el terreno, los meteorólogos japoneses preveían nuevas precipitaciones en el centro y el este del país, y advertían del peligro de nuevos corrimientos de tierras e inundaciones

| Fuente: EFE
¿Qué opinas?