Lobo asumirá presidencia de Honduras en estricta vigilancia militar

Unos dos mil policías y militares vigilarán la investidura debido a las circunstancias que vive el país por el derrocamiento de Manuel Zelaya, el 28 de junio de 2009.
Foto: EFE
Unos dos mil policías y militares vigilarán la investidura del presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, el próximo día 27 de enero, informó el jefe de la Policía de Tránsito, comisionado Ambrosio Ordóñez.

El oficial dijo a medios locales que los efectivos constituirán cinco anillos de seguridad adentro y afuera del Estadio Nacional de Tegucigalpa, donde se celebrará la ceremonia.

Según Ordóñez, en investiduras anteriores la vigilancia estuvo a cargo de unos 800 policías y militares, pero en esta ocasión se aumentará la cantidad ante las circunstancias que vive el país por la crisis causada por el derrocamiento de Manuel Zelaya, el 28 de junio de 2009.

Sin embargo, "no creemos que algunas personas se vayan a atrever a realizar acciones en contra de la ley y el orden público y a cometer un delito" durante la investidura de Lobo, agregó.

Lobo, del opositor Partido Nacional, ganó las elecciones del 29 de noviembre y enfrenta la amenaza de gran parte de la comunidad internacional de no reconocer su Gobierno por considerar que los comicios se celebraron en un marco de ruptura constitucional.

Además, según el gobernante electo, la comunidad internacional pide el cumplimiento total del Acuerdo Tegucigalpa-San José que firmaron el 30 de octubre delegaciones de Zelaya y del presidente de facto, Roberto Micheletti, en busca de resolver la crisis política.

Hasta ahora sólo el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, y el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, han confirmado su asistencia a la investidura de Lobo, según han anunciado sus respectivos gobiernos.

Micheletti ha reiterado que no renunciará, como pide también un sector de la comunidad internacional, aunque no asistirá a la investidura, bajo el argumento de que el Congreso Nacional lo designó para ocupar el cargo del 28 de junio al 27 de enero.

Zelaya, quien fue elegido en 2005, permanece desde el 21 de septiembre del año pasado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa tras volver clandestinamente al país, del que los militares lo expulsaron después de ser derrocado. EFE