Marie Kondo se estrenó el 1 de enero. | Fuente: Netflix/Captura

Tiene 34 años, un best-seller bajo la manga y una frase motivacional que ha cautivado a miles de personas. Se trata de Marie Kondo, una autora que desde el 1 de enero está en boca de todos tras el estreno de su serie de Netflix, "¡A ordenar con Marie Kondo!". Este reality show no solo ha generado una ola de donaciones y de basura, sino que también ha causado polémica sobre su consejo para deshacerse de libros.

Pero ¿quién es Marie Kondo? La autora japonesa saltó a la fama con su método de orden y limpieza bautizado como ‘KonMari’, que consiste básicamente en tirar o donar la mitad de las cosas que “ya te no causan alegría”.  Luego, vino el libro "The Life-Changing Magic of Tidying Up" ("La magia del orden", traducido en español), que ha vendido más de 8 millones de copias y se ha traducido a 40 idiomas. Tras el evidente éxito editorial, llegó su canal de YouTube donde enseñaba cómo ordenar la ropa, el armario, la cocina, entre otros ambientes de la casa.

Del libro a la serie

La plataforma de Netflix se fijó en ella para lanzar su reality show "¡A ordenar con Marie Kondo!". La premisa es sencilla, Kondo visita familias desordenadas en el sur de California y las motiva con su filosofía de vida.

El método KonMari busca que solo te quedes con un pequeño grupo de objetos que solo te produzcan felicidad y que tires todo lo demás. El psicólogo clínico José Baldeón indica que el orden y limpieza de una persona pueden tener cierta influencia en su salud mental.

“El orden y la limpieza en la vida de las personas es parte de su existencia, parte de sus actividades. Lo disfuncional puede darse cuando hay un exceso de preocupación por el orden y el otro extremo, cuando hay un abandono total”, manifiesta. En ese sentido, Baldeón afirma que todo debe estar en un equilibrio y no “irnos a los extremos”.

Tuit de la escritora Anakana Schofield | Fuente: Captura/Twitter

¿Marie Kondo, el 'terror' de los libreros?

Hablando de libros, Marie Kondo ha alterado a los amantes de los libros con su sugerencia de conservar no más de 30 libros en una casa. En un pasaje de su libro, Kondo expresa: “Ahora mantengo mi colección de libros a unos treinta volúmenes a la vez".

Los escritores no se quedaron callados. Anakana Schofield, escritora irlandés-canadiense, tuiteó: “NO escuches a Marie Kondo en relación con los libros. Llena tu apartamento y el mundo con ellos. No me importa si tiras tus bragas y táperes, pero la mujer está muy equivocada con los LIBROS. Todo ser humano necesita una biblioteca extensa, no estantes limpios y aburridos”. 

Por su parte, el columnista de The Washington Post, Ron Charles, escribió que en su caso no busca “chispas de alegría” en los libros, sino "queremos nadar con asombro".

Renato Cisneros, autor peruano, fue consultado para esta nota sobre lo que opina respecto de este tema. “Me parece un consejo generalista y dirigido a personas que no tienen mayor vínculo con los libros y en ningún caso aceptable para los amantes de la literatura”, dijo desde España.

Cisneros cree que los amantes de los libros no deben sentirse persuadidos por esta posición de la ‘gurú de la limpieza’. “Me parece consejo banal, pero comprensible dentro de la lógica de la serie que busca vivir -según entiendo- en una especie de mayor confort. No creo que sea la aspiración de los escritores en general, que -creo -algo de incomodidad también buscamos”, sostuvo.

Una de la dirección de las críticas hacia Marie Kondo es que ella pide a las personas que se queden con los libros “que te hacen realmente feliz”. Sin embargo, ¿los libros necesariamente deben producirte felicidad?

“Uno no busca libros para sentirse feliz, sino más bien para sentirse perturbado, dudar de sus certezas, sentirse más acompañado o menos tonto. Pienso que el público objetivo de la serie es quizás uno más acostumbrado a tratar con temas de autoayuda, que es un género que busca propiciar en sus lectores un estado de felicidad, por lo menos, aparente”, sostiene el autor de “La distancia que nos separa”.

Una experiencia personal que comparte Cisneros es que dejó la gran mayoría de su biblioteca personal en Lima. Ese desprendimiento, que seguramente Marie Kondo podría aplaudir, le genera a Cisneros una sensación de sentirse incompleto en España.

“Ciertamente los quisiera tener conmigo. Son como una especie de altar o fortaleza. Sin duda, ahora convivo con unos pocos libros que no deben llegar a ser ni 200. Y, contra lo que Marie Kondo aconseja, quisiera tener más”, comenta.

¿En qué momento la limpieza pinta mal?

Si bien muchos afirman que la filosofía de Kondo les ha ayudado a ser ordenados, queda la duda sobre cuándo esta aspiración por la limpieza puede convertirse en una obsesión. La psicóloga Maribel Briceño manifiesta que, en algunas ocasiones, la limpieza sirve como “liberador de presiones y cargas internas”. Sin embargo, consideró que cuando hay signos de obsesión al respecto es cuando debemos buscar ayuda.

“Cuando las personas tienen la necesidad imperiosa de lavar un objeto, suele presentarse una estructura rígida de cómo debe hacerse la limpieza conectada con un pensamiento mágico de contaminación”, dice Briceño.

La psicóloga manifestó que el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es cada vez más diagnosticado en las personas. “El TOC es un trastorno de ansiedad que se caracteriza pensamientos intrusivos recurrentes (obsesiones) y comportamientos repetitivos (compulsiones) que la persona realiza para evitar el malestar (ansiedad) que los pensamientos obsesivos le provocan”, explicó.

Briceño enumeró como síntomas de este trastorno, la limpieza compulsiva, el comprobar reiteradamente una determinada acción, el emplear tiempo exagerado en tareas higiénicas y el evitar que las personas usen espacios de la casa por temor a que ensucien.

“Los síntomas se acompañan casi siempre de la duda de haberlas realizado correctamente. Por ello, hay casos donde llevan horas repitiéndolas hasta que se consiga tener la sensación de haberlas realizado muy bien”, manifestó.

Marie Kondo y su método de limpieza. | Fuente: Netflix
¿Qué opinas?