Foto EFE
El asesinato de ocho personas en una fiesta de cumpleaños en Sinaloa, en el noroeste de México, se produjo, según los testigos, en un intento de asalto, informó hoy la fiscalía estatal.

Un portavoz de la Procuraduría General de Justicia sinaloense dijo a Efe que los reportes preliminares hablan de la llegada de "tres o cuatro" vehículos con "de diez a catorce personas con fusiles de asalto", en la tarde de ayer.

El comando armado gritó a los cerca de cuarenta asistentes que se tiraran al suelo y que no gritaran, según testimonios de los supervivientes.

No obstante, los asistentes a la fiesta, atemorizados ante la perspectiva de que pudiera ser uno de los letales ataques del narcotráfico, habituales en la zona, echaron a correr, ante lo que los asaltantes comenzaron a disparar y mataron a ocho personas.

La fiesta se celebraba a la orilla de una plantación de maíz, en una palapa (cabaña abierta de techo elevado y de hoja de palma), en el poblado de Bachoco, a unos 65 kilómetros al este de la capital del estado, Culiacán.

Sinaloa es considerada como la cuna del narcotráfico mexicano y es sede de uno de los cárteles de la droga más poderosos del país, bautizado como el estado y cuyo líder es el narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán.

En los últimos tres años y cuarto, que han visto un significativo repunte de la violencia debido a una guerra entre cárteles -cerca de 17.000 muertos, según registros periodísticos-, Sinaloa ha sido uno de los estados más afectados.

Ésta no es la primera vez que se produce una masacre en una celebración a cargo de sujetos con armas de asalto.

Uno de los episodios más recientes, que conmocionó a la opinión pública de todo el país, fue la matanza de 15 jóvenes en Ciudad Juárez, también en una fiesta, al parecer tras ser confundidos con miembros de un cártel rival al de los agresores. EFE