Matemático sopesa si recibe un millón de dólares del Premio del Milenio

Ruso rechazó en 2006 la medalla Fields, conocida como el Nobel de las Matemáticas y afirma que aún no decide si recibir este nuevo galardón.
Foto: Efe
El científico ruso Grigori Perelman, que rechazó en 2006 la medalla Fields, conocida como el Nobel de las Matemáticas, afirmó que sopesa si aceptar el millón de dólares que acompaña al Premio del Milenio que le fue concedido la pasada semana.

"Aún no he tomado una decisión. Si decido algo, el primero en saberlo será el Instituto Clay, que fue el que me concedió el premio", señaló Perelman al diario digital ruso Life News.

El millón de dólares que acompaña al Premio del Milenio se concede a trabajos publicados en revistas científicas y que hayan superado una revisión por otros especialistas, como es el caso del matemático ruso.

Perelman fue declarado el pasado 19 de marzo en París el ganador del Premio del Milenio por resolver la Conjetura de Poincaré, uno de los siete problemas matemáticos del milenio.

El ruso, que se gana la vida dando clases particulares y vive con su madre en un modesto apartamento a las afueras de San Petersburgo, ya rechazó el millón de dólares que le ofreció el Instituto Clay de Massachussetts en 2000 por el mismo motivo.

El genio ruso, que abandonó en 2005 su trabajo de investigador en el Instituto de Matemáticas Steklov, solventó el problema y, tras negarse a explicarlo en revistas como "Nature", expuso su demostración por internet en 2002 para el acceso de todo el mundo.

Con esa demostración ya ganó en 2006 la medalla Fields, -considerada popularmente el Premio Nobel de las Matemáticas-, pero nunca acudió a recogerla en Madrid y también rechazó el premio en metálico.

Tras no encontrar ningún fallo sustancial en la demostración de Perelman, la comunidad científica internacional concluyó que el matemático ruso, que dedicó ocho años de su vida a resolver ese problema, había desentrañado el enigma enunciado por el francés Henri Poincaré en 1904.

Sea como sea, Perelman niega que sea un genio, insiste en que no desea intervenir en público, por temor a ser tratado "como un animal en el zoológico", y asegura que no necesita el dinero.

Varias organizaciones no gubernamentales se han dirigido esta semana a Perelman para que acepte el millón de dólares y lo done para ayudar a las capas más desfavorecidas de la sociedad rusa.

Los comunistas de San Petersburgo también han pedido al matemático que les entregue el premio, que sería utilizado bajo su supervisión en beneficio de la comunidad.

Perelman, hijo de otro insigne matemático, Yakov Perelman, autor del famoso manual "Amusing Phisics", fue galardonado a los 16 años con la medalla de oro en la Olimpiada Matemática Internacional de Budapest (1982).

Al contrario que muchos científicos rusos, Perelman viajo a enseñar a Estados Unidos durante la "Perestroika", pero regresó a trabajar su país a mediados de los 90 del siglo XX.

El presidente del Instituto Clay, James Carlson, dijo que "la resolución de la Conjetura de Poincaré por Perelman cierra un siglo de investigaciones. Es uno de los mayores logros en la historia de las matemáticas".

La demostración de la Conjetura de Poincaré es uno de los siete problemas del milenio lanzados por la Fundación Clay en 2000, en conmemoración de los famosos 23 problemas enunciados por David Hilbert en el Congreso Internacional de Matemáticos (ICM) de París de 1900.

"La Conjetura de Poincaré" pretende discernir la topología del universo explicando la relación existente entre formas, espacios y superficies.

La demostración de la "Conjetura", que se convertiría así en teorema, podría ayudar a catalogar todas las formas tridimensionales del Universo.

Sólo un puñado de científicos en todo el mundo pueden llegar a comprender en su plenitud este teorema perteneciente a la rama de las matemáticas conocida como topología geométrica.

-EFE