El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresósu disposición a que su Administración "aborde con el Gobierno cubano una amplia gama de asuntos, desde los derechos humanos y la reforma democrática a las drogas, la inmigración y asuntos económicos".

 

En su discurso en la ceremonia inaugural de la V Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, Obama afirmó "EE.UU. busca un nuevo comienzo con Cuba".

 

El mandatario norteamericano reconoció que será "un largo camino que debe recorrerse para superar décadas de desconfianza, pero hay pasos claves que podemos dar hacia un nuevo día".

 

En este sentido, recordó que esta semana ordenó el levantamiento de las restricciones a los viajes y envíos de remesas de familiares hacia Cuba, así como medidas para mejorar las comunicaciones entre EE.UU. y la isla.

 

"Déjenme ser claro. No estoy interesado en hablar por hablar. Pero creo que podemos llevar la relación entre EE.UU. y Cuba en una nueva dirección", sostuvo el mandatario.

 

Las declaraciones de Obama se producen en respuesta a las afirmaciones del líder cubano, Raúl Castro, quien expresó su disposición a "tratar con EE.UU. sobre democracia, libertad y derechos humanos "en igualdad de condiciones".

 

Cuba, ausente de la reunión, ya que fue expulsada de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1962, se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de la cumbre, y varios países han indicado que plantearían el asunto en la reunión pese a que no se encuentra incluido en el programa.

 

EFE