En todo el mundo se han registrado más de 125.000 casos de infección en más de 100 países y territorios, causando la muerte de 4.600 personas. | Fuente: EFE | Fotógrafo: ALEX PLAVEVSKI

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró este jueves que la pandemia de COVID-19, que se acerca a los 125.000 casos, es todavía "controlable", pero puede volverse un problema mucho más grave que el actual si los gobiernos no toman en serio su amenaza.

"Ésta es una pandemia controlable, pero aquellos países que decidan abandonar las medidas fundamentales de salud pública podrían encontrarse con un problema mayor, con mayor coste para su sistema sanitario", advirtió Tedros en su encuentro semanal con los embajadores ante la ONU en Ginebra para analizar la crisis.

El médico etíope subrayó que la decisión de considerar el coronavirus una pandemia "no se tomó a la ligera" y respondió no sólo a la rápida expansión de la enfermedad, sino que también busca aumentar el nivel de alerta global y forzar a que los países tomen medidas más drásticas de contención.

"Pese a nuestras frecuentes advertencias, estamos profundamente preocupados por el hecho de que algunos países no estén afrontando esta amenaza con el nivel de compromiso político necesario para controlarlo", señaló Tedros, quien tampoco en esta ocasión quiso dar ejemplos de países cuya gestión de la crisis haya sido insuficiente.

El Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en la rueda de prensa realizada el miércoles en Ginebra, Suiza. | Fuente: AFP | Fotógrafo: FABRICE COFFRINI

Pandemia

El COVID-19, fue calificado el miércoles como una "pandemia" por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el anuncio, Adhanom Ghebreyesus denunció  los "niveles alarmantes de propagación e inacción" en todo el mundo.

La propagación del nuevo coronavirus hace temblar desde hace semanas a los grandes actores económicos del planeta, que inyectan decenas de miles de millones de dólares para evitar un desastre.

El miércoles, tras el anuncio de la OMS, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió a todos los países que "redoblen sus esfuerzos de inmediato".

Después de Wuhan en China, epicentro del coronavirus, donde están aislados cerca de 57 millones de personas, ahora Italia es el principal foco en Europa y el segundo del mundo, y las medidas son cada vez más draconianas.

Italia cuenta con 12.462 casos (2.313 nuevos) y 827 muertos (196 más que la víspera). Toda Italia tiene prohibido salir de casa a menos que sea para trabajar, aprovisionarse de comida o para ir al médico. Por la noche el gobierno decretó el cierre de todos los comercios, bares y restaurantes. Solo permanecerán abiertos los establecimientos de alimentación y las farmacias. Del Coliseo a la Torre de Pisa, el gobierno italiano cerró las puertas de todos los museos y monumentos.

Kuwait suspenderá todos los vuelos comerciales de entrada y salida "a partir del viernes y hasta nueva orden" para luchar contra la propagación del nuevo coronavirus. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: YASSER AL-ZAYYAT

124.101 infectados 

El número de personas infectadas de COVID-19 en el mundo llegó a 124.101, de las cuales 4.566 fallecieron, en 113 países y territorios, según un balance de la agencoa de noticias AFP sobre la base de fuentes oficiales reportadas hasta la tarde del miércoles. En 24 horas se diagnosticaron 6.761 nuevos contagios y 315 decesos.

A Italia le sigue España con 2.140 casos y 48 muertos. Las famosas Fallas en la ciudad de Valencia se han suspendido por primera vez desde la Guerra Civil (1936-1939). Los colegios de la región de Madrid han sido cerrados. El miércoles se tomó una decisión similar en Polonia, Ucrania, Austria, Dinamarca y Catar, que siguen así los pasos de unos 15 países.

Dinamarca también prohibió las reuniones de más de 100 personas y pidió a los funcionarios que se queden en casa. India, poco afectada hasta ahora con solo 60 casos, suspendió hasta el 15 de abril los visados de turismo y decidió imponer una cuarentena a los viajeros de China, Italia, Irán, Corea del Sur, Francia, España y Alemania.

El miedo al coronavirus también vacía hoteles y lugares turísticos en la capital de Francia, otro de los principales focos de la epidemia en Europa y vacía los vuelos de las compañías que día tras día anuncian suspensión de vuelos. (Con información de EFE y AFP)

Sepa más:
¿Qué opinas?