ONU pide un esfuerzo a Iberoamérica para acuerdo en Copenhague

´El coste será demasiado grande y cuanto más se espere será peor´, subraya en un mensaje leído durante la inauguración de la XIX Cumbre Iberoamericana.
Foto: EFE
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, envió un mensaje a la comunidad iberoamericana, a la que instó a trabajar por un "acuerdo ambicioso", "justo" y "concreto" en la Cumbre sobre Cambio Climático que se celebrará en Copenhague.

El mensaje fue leído hoy durante la inauguración de la XIX Cumbre Iberoamericana por el portugués Antonio Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que intervino en el acto.

Según Ban, Iberoamérica debe sumarse en pleno a la búsqueda de un acuerdo que permita contener las emisiones de gases contaminantes, porque se trata de un asunto en el que "el mundo no se puede dar el lujo de fallar".

"El coste será demasiado grande" y "cuanto más se espere será peor", subrayó el secretario general de la ONU.

También sostuvo que, a pesar de los temores de un fracaso en la Cumbre de Copenhague, "están surgiendo nuevos compromisos y nuevas promesas" que alientan la esperanza de acuerdos firmes.

Según el secretario general de la ONU, lo importante es que en Copenhague se logre un acuerdo que satisfaga las ambiciones de los científicos, "reduzca las emisiones, proteja a los más vulnerables y abra camino para un desarrollo sostenido, más verde y más limpio".

Guterres, por su parte, advirtió de la "tendencia creciente" de poblaciones obligadas a huir y sostuvo que el desplazamiento de personas no se debe sólo a los conflictos, sino también al cambio climático.

En ese sentido pidió a los países iberoamericanos que la innovación y el conocimiento, ejes de la cumbre de Estoril, sean usados para combatirlo.

Durante su intervención, el ex primer ministro portugués también valoró la cooperación entre los países iberoamericanos y ACNUR, especialmente en la misión de paz de la ONU en Haití y en la promoción de los derechos de los pueblos indígenas.

EFE