Los expresidentes de Colombia, Andrés Pastrana; de Chile, Sebastián Piñera; y de México, Felipe Calderón, se comprometieron en Caracas a seguir de cerca la situación de Venezuela en materia de libertades, derechos humanos y democracia, tras pedir la liberación de los que consideran presos políticos.

Además, pidieron a todos los países y organismos internacionales que expresen su solidaridad con la democracia venezolana, solicitudes que fueron hechas mientras voceros del Gobierno de Nicolás Maduro les llamaban "mentirosos" y les acusaban de viajar a Caracas para apoyar un golpe de Estado.

"Nuestra preocupación no se acaba con esta visita, vamos a seguir, dentro de nuestras posibilidades, atentos, alertas, preocupados y ocupados de lo que pasa en Venezuela, no en su política interna, porque eso es un tema de los venezolanos, pero si en materia de libertades, derechos humanos y democracia", dijo Piñera.

El político chileno, que reiteró en varias oportunidades su deseo de que otros países se manifiesten a favor de que se respeten los derechos humanos en Venezuela pidió, a todos los que "creen en la democracia" defenderla "en todo momento, lugar y circunstancia".

El expresidente mexicano indicó, por su parte, que su solidaridad hacia Venezuela "va más allá del circuito de la oposición" y apuntó que el pueblo venezolano "está sufriendo terriblemente" porque "tiene hambre", porque hay desabastecimiento, inseguridad, "porque sus enfermos no tienen medicinas ni hay recursos" en los hospitales.

"Venezuela, nuestro mensaje es no te rindas, porque sabemos que la libertad vendrá como viene el sol después de la noche", dijo Calderón que también pidió a la oposición mantenerse unida y superar cualquier diferencia que puedan tener los diferentes partidos que la integran.

Los expresidentes, que viajaron a Venezuela para participar en el foro "Poder ciudadano y la democracia de hoy" organizado por un sector de la oposición venezolana, aprovecharon también la tribuna para salir al paso de las acusaciones de Maduro que acusó a los políticos de viajar a Caracas financiados por el narcotráfico.

EFE