Am

El peruano César Casimiro Victorio, quien trabajaba en una empresa petrolera en Libia, tuvo que esperar varios días para finalmente escapar en una caravana vigilada hacia Egipto, luego de estallar la revolución contra el dictador Muamar el Gadafi.

“Todo el mundo tenía miedo”, señaló el técnico de maquinaria de la firma OPS, con 16 años trabajando en el país africano. Agregó que, junto a otros compañeros, tuvieron que buscar refugio en un campamento cercano.

“Éramos 12 los que teníamos que tomar diversas decisiones. Yo estaba encargado de proveer agua y alimento en caso de emergencia”, sostuvo durante una entrevista de América Noticias.

Cuenta además, que luego de nueve días escondidos en la cafetería de otro campamento, escucharon una balacera a 20 kilómetros, elemento determinante en su huída.

Siempre acompañado por su amigo de la India, Thomas, con quien se comunicó, para manifestarle que en una o dos semanas, la situación mejorará.