Hace exactamente 501 años un monge agustino cuestionó el rol de la Iglesia y comenzó el protestantismo. El 31 de octubre de 1517, Martín Lutero pegó Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias, más conocido como Las 95 tesis en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenberg e inició un debate teológico que desembocó en el nacimiento del luteranismo, presbiterianismo y el anabaptismo.

¿Qué eran las indulgencias? Era el perdón de los pecados por realizar una donación. La iglesia de Wittenberg era uno de los lugares con una de las colecciones más grandes de reliquias de Europa. El contemplarlas supuestamente daba el perdón de sus pecados al espectador. En 1509 cada devoto que realizó una donación y la visitó recibió una indulgencia de 100 días por cada reliquia, lo que significaría un descuento de 1.9 millones de días a una posible estancia en el purgatorio considerando que había 19,013 piezas sagradas.

Lutero predicando la gratuidad de la salvación. | Fuente: YouTube / RodrigoAvilaLeal

Armado con la imprenta, Lutero llamó a Alemania a desafiar la autoridad del papa. También tradujo la Biblia al idioma alemán, algo que Francisco destacó en una entrevista a la revista católica Signum. "Lutero tomó un paso decisivo poniendo la palabra de Dios en las manos del pueblo. La importancia de las reformas y de la Biblia son dos de los elementos fundamentales en los que podemos tener un aprecio más profundo al hablar de la tradición luterana”.

Las 95 tesis fueron condenadas en 1520 por el papa León X y Lutero excomulgado a principios de 1521. Defendió su posición y negó la autoridad del papa en la Dieta de Worms ese mismo año, lo que pudo costarle la vida por hereje. Lutero predicó que la salvación es un regalo que solo Dios da a través de Cristo y a aquellos que tienen fe. Murió en 1546 a los 62 años, pero 500 años después la iglesia basada en su teología, el luteranismo, tiene aproximadamente 80 millones de adherentes.