El estudiante y su familia estaban escondidos en una fábrica en medio de una zona de guerra del Estado Islámico en Irak. | Fuente: AFP/Referencial

Una profesora de química de la Universidad de Lund decidió tomar una radical decisión para salvar a uno de sus estudiantes de una zona de guerra del ISIS en Irak.

Charlotta Turner es el nombre de la profesora sueca, que envió mercenarios armados al área de violencia, donde su estudiante de doctorado se había refugiado con su familia.

Esta historia se remonta al año 2014, cuando el estudiante iraquí Firas Jumaah retornó a Irak al enterarse que su familia estaba en peligro por acciones violentas del grupo terrorista en una aldea cercana a su casa. Su familia es miembro del grupo religioso Yazidi enfrentado al ISIS. 

Su esposa le dijo que el ISIS había comenzado a matar hombres y a secuestrar mujeres. “Mi esposa estaba en pánico. Tomé el primer avión para estar con ellos ¿Qué clase de vida tendría sui algo les hubiera pasado?”, dijo Firas Jumaah en declaraciones a la revista LUM de la Universidad de Lund.

Un mensaje de texto

Según la información recogida por el diario The Local, Charlotta Turner, recibió luego un mensaje de texto de su alumno, quien le advertía que no lograría terminar su tesis debido a que se encontraba protegiendo a su familia del ISIS.

Le dijo que estaban escondidos en una fábrica de cloro abandonada en medio de los disparos del grupo terrorista. “Estaba desesperado. Solo quería decirle a mi supervisor lo que estaba sucediendo. No tenía idea que un profesor podría hacer cualquier cosa por nosotros”, relata Jumaah.

Al enterarse de la grave situación de su alumno, la profesora no se quedó con los brazos cruzados y decidió contactar con el jefe de seguridad de la universidad, Per Gustafson, quien contrató a una empresa de seguridad que luego organizó la operación de rescate.

El rescate

“Lo que estaba pasando era completamente inaceptable. Me enojé tanto que el ISIS esta metiéndose en nuestro mundo, exponiendo a mi estudiante de doctorado y a su familia, obstruyendo la investigación”, cuenta Charlotta Turner.

Unos días después, los mercenarios armados irrumpieron en la zona donde Jumaah se escondía con su familia. Los rescataron y los llevaron al aeropuerto de Erbil.  “Nunca me había sentido tan privilegiado, tan VIP. Pero al mismo tiempo me sentí un cobarde cuando dejé a mi madre y mis hermanas detrás de mí”, dijo Jumaah a la revista LUM.

Para tranquilidad de Jumaah, el resto de su familia logró sobrevivir a la ocupación del ISIS. Además completó su doctorado y en la actualidad trabaja para una compañía farmacéutica en Malmö, Suecia.


¿Qué opinas?