Foto: Wikipedia
El diario francés Golias publica una carta enviada por un cardenal vaticano a un obispo francés, el 2001, en la que le felicitaba por haberse negado a entregar a los tribunales civiles a un cura acusado de abusos sexuales a menores, condenado por ello a tres meses de cárcel.

"Os felicito por no haber denunciado a un sacerdote por la administración civil. Lo has hecho bien y estoy encantado de tener un compañero en el episcopado que, a los ojos de la historia y de todos los obispos del mundo, habría preferido la cárcel antes que denunciar a su hijo sacerdote", refiere la misiva, publicada en la web del mentado rotativo.

Según la publicación, la carta fue enviada por el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, que en aquella oportunidad era prefecto de la Congregación del Clero. "Me alegro de tener un hermano en el episcopado que, a los ojos de la historia y de todos los otros obispos del mundo, ha preferido la prisión antes que denunciar a un sacerdote de su diócesis", se lee en otro pasaje de la carta.

Tras la polémica generada, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, se ha desmarcado de la carta, al considerar que no tiene nada que ver con las líneas seguida por la Santa Sede. "Demuestra lo necesaria que era la unificación de todos los casos de abusos sexuales bajo la competencia unitaria y rigurosa de la Congregación para la Doctrina de la Fe", comentó, según informa la agencia EFE.