La Fiscalía del estado mexicano de Tamaulipas, noreste, informó que suman 177 cadáveres hallados desde el 1 de abril en fosas clandestinas en el municipio de San Fernando, y la mayoría de las víctimas habrían sido secuestras de autobuses de pasajeros por el cartel de las drogas de Los Zetas.

El Gobierno de Tamaulipas publicó hoy en su portal un balance de la Fiscalía de ese estado en el que revela que además de los 145 cuerpos reportados en los primeros días de abril fueron hallados otros 32 cuerpos en diferentes fechas de este mes.

La fuente precisó que del 1 al 7 de abril fueron localizadas diez fosas de las que fueron extraídos los cuerpos de 72 personas, "que pudieran estar relacionados con las investigaciones iniciadas por los hechos de privación de la libertad a pasajeros que viajaban en unidades de transporte público".

Entre el 10 y 12 de abril fueron localizadas cuatro fosas clandestinas, de las cuales fueron extraídos 50 cuerpos, "que también pudieran estar relacionados con las investigaciones referidas" al presunto secuestro de pasajeros cuando transitaban por San Fernando, un municipio que está entre la capital de Tamaulipas y ciudades de la frontera con Estados Unidos.

Lo que da un total de 122 víctimas presuntamente secuestradas por parte de supuestos miembros de Los Zetas durante la segunda quincena de marzo.

Los restantes 55 cuerpos, dijo la Fiscalía, "se estima corresponden a personas que fueron privadas de la vida en un término mayor de un mes, por lo que los cadáveres no guardan relación con las personas que viajaban en las unidades de transporte público".

Sobre estos 55 cuerpos, la Fiscalía precisó que el 8 de abril fueron hallados 23, de los que 19 estaban en 12 fosas clandestinas y cuatro cuerpos a flor de tierra.

El 14 de abril fueron descubiertos en tres fosas otros 21 cuerpos. Al día siguiente, otros cinco cuerpos en dos fosas. Finalmente el 19 de abril fueron localizados en tres fosas los cuerpos de seis personas.

La Fiscalía indicó además que del 14 al 20 de abril, la mesa instalada para la Atención a Familiares de Personas Desaparecidas recibió 237 denuncias y 280 personas proporcionaron muestras para la práctica de exámenes de ADN para colaborar en la identificación de los cuerpos.

Las fosas clandestinas en San Fernando fueron halladas inicialmente por militares que investigaban denuncias sobre el secuestro de personas que viajaban en autobuses de pasajeros.

Hasta la fecha más de medio centenar de personas, entre ellas 16 policías municipales de San Fernando, han sido detenidas en relación a estas matanzas.

La hipótesis más consistente es que miembros de Los Zetas secuestraban a los pasajeros que iban rumbo a ciudades fronterizas con Estados Unidos, aparentemente para reclutarlos como sicarios, y quienes se oponían eran asesinados.

EFE