Foto: EFE
Al menos once personas murieron y otras dos están desaparecidas tras el paso de la tormenta tropical "Mirinae" por la región central de Vietnam, informaron hoy fuentes oficiales.

Diez de las víctimas se produjeron por inundaciones en la provincia de Phu Yen y una en la vecina provincia de Binh Dinh, que sufrió las peores riadas en cuatro décadas.

Según las autoridades vietnamitas, la evacuación preventiva de más de 20.000 ciudadanos de los pueblos costeros y 104.000 pescadores ayudó a salvar vidas, pero todavía se desconoce la magnitud del daño a arrozales y cultivos de café.

"Mirinae" perdió fuerza a su entrada ayer en Vietnam procedente de Filipinas, donde llegó como tifón y provocó unos veinte muertos durante el fin de semana.

La tormenta tropical tocó tierra en las costas vietnamitas apenas un mes después de la llegada de "Ketsana", otro temporal que dejó 160 víctimas mortales en inundaciones y corrimientos de tierras.

"Ketsana" también arrasó Filipinas, cuya capital quedó convertida en una piscina gigante y causó casi medio millar de fallecidos, y luego prosiguió con su reguero de destrucción en Laos y Camboya.

Los aguaceros, tormentas tropicales y tifones son endémicos en el Sudeste Asiático durante la estación lluviosa y cada año provocan cientos de muertos, pero la cantidad y potencia de los últimos temporales que han azotado en los últimos tiempos la región son fruto, según muchos expertos, de los perversos efectos del cambio climático.

EFE