Veintiséis mineros quedaron atrapados al inundarse una mina ilegal de carbón en el noreste de China, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

El accidente se produjo en la mina Hengtai de la localidad de Qitaihe, en la provincia de Heilongjiang (fronteriza con Rusia), cuando 45 mineros trabajaban en el interior del pozo, aunque 19 de ellos lograron salir.

Las operaciones de rescate de los atrapados continúan, centradas principalmente en bombeo del agua filtrada y perforaciones para poder llegar a las plataformas donde se cree que se encuentran los mineros.

La mina, de pequeño tamaño, había sido cerrada a la espera de ser absorbida por una compañía minera mayor, como parte del proceso de las autoridades nacionales para luchar contra la alta siniestralidad en las minas del país, especialmente pequeños pozos que funcionan de forma ilegal.

En los últimos años, miles de pequeñas minas fueron cerradas por este motivo, pero el problema persiste, a veces con la connivencia de autoridades locales.

Cada año más de 3.000 trabajadores fallecen en las minas chinas, especialmente las dedicadas a la extracción de carbón, principal fuente de energía de la segunda economía mundial.

EFE